23/5/17

CHURRETERO, EL ORIGEN DEL TÉRMINO A DEBATE


Cualquier estepeño ha crecido conociendo el término “churretero” para designar a los vecinos que viven en la zona oeste del pueblo, cercanos a la Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios, en cuya Virgen se aglutina la principal devoción del barrio. La vinculación de los churreteros con su Virgen y con las otras imágenes de la iglesia es innegable, y así forma parte de la identidad del barrio. El término “churretero” está en relación con el término “mondonguero”, que designa al resto del pueblo y cuya principal devoción representativa del barrio es la Virgen del Carmen. Esta relación se basa en una “oposición o rivalidad histórica” entre los dos barrios. Estas referencias son aceptadas por la mayoría de los estepeños. Sin embargo, se discrepa en cuanto al origen de los términos y el modo en el que llegó a aplicarse a su vecindario. En los siguientes párrafos proponemos un estudio histórico de los dos barrios y una recopilación de todas las explicaciones que se han dado sobre ambos para intentar arrojar algo de luz sobre el origen.

La primera fecha a tener en cuenta es la vuelta del cristianismo a Estepa tras la conquista de la villa por el rey Fernando III el Santo en febrero de 1241, quien se la entregó desde esta fecha a su hermano el infante Alfonso de Molina. Con posterioridad el 24 de septiembre de 1267 el rey Alfonso X el Sabio cedió el castillo de Estepa y sus anexos a la Orden Militar de Santiago, que se mantuvo en el control de la villa hasta la venta de la misma a la familia de los Centurión en 1559. En estos cerca de tres siglos se debe entender que la villa no fue todo el tiempo cristiana, debido a su cercanía con el reino de Granada y a las incursiones constantes de los moros en estas tierras. Puede citarse como ejemplo el saqueo que el príncipe heredero de Granada Muley Alohasen mandó sobre la villa en 1461. Los habitantes ante esta situación se sentían inseguros para salir fuera de los muros de la villa por la precaria seguridad que suponía vivir allí, pero es con motivo de este saqueo que se menciona los primeros arrabales asentados en las faldas del cerro. Estaríamos hablando del barrio que se forma en torno a la calle Ancha, nuevo centro del pueblo, la calle Vera-Cruz y la actual Plaza Poley. En estos lugares se levantan las antiguas ermitas de San Sebastián, la Vera Cruz y Santa Ana, en torno a los cuales se formarían los barrios.

A mediados del siglo XVI la ermita de San Sebastián con el apoyo del Concejo de la villa pide que se le conceda el status de parroquia independiente de la de Santa María de la Asunción. En esta división se vio involucrado el poder político y religioso de la villa, representado por la parroquia de Santa María y la Vicaría, y las nuevas parcelas de poder que representaba el Concejo. En 1541 Carlos I permite que en la villa hubiese dos parroquias, iniciando un largo proceso de pleitos. En 1559 el Prior de San Marcos de León accede a la división pero no se hace efectiva al pasar la villa a manos de los Centurión. En 1562 Felipe II ordena que se cumpla la división, pero la parroquia de Santa María apela al Papa, siendo nombrado Juez Apostólico el Arzobispo de Sevilla. Finalmente se resuelve el conflicto por una breve del Papa Pío IV que accede a la división. Estas dos décadas y media de separación y conflicto entre los partidarios de los dos lados hizo una mella considerable en la feligresía estepeña. Las parroquias tuvieron que deliberar la separación de los feligreses según las calles del pueblo, creándose por primera vez una “rivalidad” entre la Parroquia de Santa María y la de San Sebastián, pero a su vez formándose la identidad de barrio en torno a las parroquias.





La siguiente prueba de esta confrontación se vivió a finales del siglo XVII y durante el siglo XVIII cuando se extendieron en la villa de Estepa las hermandades y cofradías del Santo Rosario: Remedios, Carmen, Asunción y Concepción. Dos de estas hermandades representaban principalmente a sus feligresías y a sus parroquias: Remedios a la parroquia de Santa María y Carmen a la parroquia de San Sebastián. El 22 de noviembre de 1701 se funda la Cofradía del Rosario de María Santísima de los Remedios en la Ermita de la Vera Cruz y el 2 de junio de 1702 se funda la Hermandad del Santo Rosario de Nuestra Señora del Carmen en la Ermita del Santo Cristo de la Sangre. Las dos hermandades se unieron a las originarias de las ermitas, Corpus Christi en 1728 y Vera Cruz en 1733, encargándose además de la ampliación de las ermitas y su decoración. Los dos barrios celebraban con gran esplendor las fiestas en honor a María Santísima. Los devotos de ambas imágenes, dejándose llevar por el fervor, se criticaban los unos a los otros por los festejos y la celebración de las fiestas, y de esta forma surgieron términos despectivos para referirse los unos a los otros. Los dos términos fueron “churreteros”, en referencia al barrio oeste y a la Hermandad de los Remedios, y “mondongueros”, en referencia al barrio este y a la Hermandad del Carmen.

El origen del término “mondonguero” no se presta a dudas y se relaciona con el mercado de la calle Mesones y la actividad socioeconómica del barrio. Los vecinos comerciaban con las morcillas, chorizos y carnes de las matanzas, por lo que les llamó “mondongueros”, que se refiere a las tripas, vísceras y carnes del cerdo y otros animales. Este negocio era rentable en el barrio y se les consideraba el barrio más pudiente de la villa. En contrapartida surgió el término “churretero” para designar a los del barrio oeste, siendo el barrio más pobre de la villa y en el que ‘más sucios’ estaban los vecinos. El barrio era de agricultores y ganaderos, de trabajadores en el campo y la sierra, refiriéndose el término a la suciedad de sus ropas o churretes. También se habla de carboneros o piconeros con el mismo sentido. Los dos términos, en su origen despectivos, llegaron a identificarse con los barrios y con las principales Hermandades marianas que habían en sus iglesias. Por este motivo, se convirtieron en motivo de honor y orgullo del barrio al quedar identificadas con la Virgen que había en sus ermitas. Como testimonio de la “rivalidad” existente de los dos barrios se puede citar las coplillas que Antonio Aguilar y Cano recogió en las Anécdotas de su Memorial Ostipense a finales del siglo XIX. De esta confrontación no queda nada más que el amor a María Santísima en los dos barrios, que están hoy en día bien avenidos.



Esta explicación del término “churretero” parece ser la más lógica, pero el origen del término es muy discutido y algunos autores defienden que es de más antigüedad, remontándolo incluso a la época de la Orden de Santiago.

Una de las atribuciones menos probables del término “churretero” tiene que ver con la costumbre de acicalar las fachadas de las casas con la llegada de la Octava de Ntra. Sra. de los Remedios. Las casas se encalaban con la cercanía de las fiestas, pero al no estar las calles adoquinadas sino con terrizos, se ensuciaban con la caída de las primeras lluvias. De esos churretes que se formaban en las fachadas se defiende que proviene el término de “churretero”. Está relación, fruto de la tradición oral, es poco probable pero clarifica también la relación del término con el barrio y sobre todo con Ntra. Sra. de los Remedios. Dejemos en este momento también claro que el término no tiene ninguna relación con la palabra “churros”, ni con las personas que se dedican a realizar este producto, a los que antiguamente se les llamaba “jeringueros”.

La explicación que une a la palabra “churretero” con la Orden de Santiago ha sido defendida por estepeños tan ilustres como D. Rafael Romero Jiménez. Sostiene que la palabra “churretero” se aplicó desde hace mucho tiempo a una profesión. Esta profesión era la de pastor o cuidador de un tipo de oveja en concreto. La oveja se conocía como “oveja churra”, perteneciente al tronco español “Ovis aries celticus”, raza autóctona ovina de Castilla y León, siendo una de las razas primitivas de nuestra península ibérica. Con la llegada de los caballeros de la Orden de Santiago a Estepa, en su mayoría procedentes de León y de la cornisa cantábrica, los repobladores trajeron este término para designar a los pastores, con el significado de “labriego o labrador”.

Asegura que no sólo llego el término a asentarse entre los pobladores del barrio oeste, sino que también pudo llegar algún ejemplar de este tipo de oveja. Tras la conquista de las tierras del Sur por el rey Fernando III el Santo, era costumbre que los rebaños ocuparan los lugares conquistados para invernar e ir alimentando a los animales con los pastos de climas más templados, siendo tal la importancia que tomó el ganado ovino procedente de Castilla y León, así como la exportación de la lana y la fabricación de paños castellanos. Para asegurarse del cobro del tributo a los rebaños a su paso por los territorios de realengo, Alfonso X el Sabio fundó en 1273 el Honrado Concejo de la Mesta, y en las villas las mestas locales para autoprotegerse ante los ataques de la época. Los pastores de ovejas churras fundaron la Mesta Local de Churreteros. Con la llegada de los Centurión llegó otra raza de oveja procedente de Génova conocida como merina, pero el término para designar a los pastores y a los vecinos del barrio se quedó.



Esta explicación situaría al término “churretero” en la Estepa posterior a la conquista para designar a los pastores. Su vinculación con la Orden de Santiago coloca el uso del término entre 1267 y 1599, pero su relación con el barrio oeste sería en los últimos años del dominio de la orden. En esta explicación quedaría fuera uno de los más importantes baluartes del término “churretero”, que comprende a la devoción a Ntra. Sra. de los Remedios. Para relacionar la unión del término “churretero” con la Virgen no podemos adelantarnos a finales del siglo XVII y al siglo XVIII, fechas que corresponden con el auge de la devoción y el esplendor de la Hermandad en el barroco. El término existiría para designar a los habitantes del barrio y se vincularía a la Virgen del barrio con el auge de la Hermandad rosariana. Es en esta vinculación donde jugaría un papel destacable la “rivalidad” anteriormente comentada y relacionada con las hermandades de los Remedios y del Carmen. En las coplillas del siglo XIX se les llama ‘pobres y sucios’ a los habitantes del barrio oeste, por lo que la relación del término “churretero” con la palabra sucio o churrete no está tan alejada, pudiendo adquirir un nuevo significado. De igual forma se le acusa a los del barrio este de ‘aparentar algo que no son’. La rivalidad era así una realidad entre ambos barrios y se relacionaba con sus devociones particulares a María Santísima. Los términos “churreteros” y “mondongueros” tuvieron en este momento un matiz peyorativo, pero acabaron siendo aceptados y reafirmados por sus barrios. Atendiendo a esta defensa del término “churretero” con origen medieval, estaríamos llamando a la Virgen de los Remedios con el término de “churretera” como Virgen de los Pastores, lo que adquiere una mayor dimensión de la devoción a nuestra Virgen como Pastora celestial de los hombres.

En este primer análisis del término “churretero” queda pendiente por confirmar varios datos históricos importantes. Primero, saber si existió una cabaña considerable de ovejas churras en la villa medieval de Estepa. Y en segundo lugar pero más importante y esencial, cuándo aparece por primera vez el término de “churretero” en los documentos que tienen relación con la villa de Estepa. Sea como sea, lo que es indiscutible hoy es que Ntra. Sra. de los Remedios es el eje motor principal del barrio que acepta el término “churretero” para designarse; barrio que la aclama a Ella y a su Divino Hijo con el mismo nombre. Bendito es, sin duda, el nombre de la Señora.

Artículos consultados:
-Estepa. Nueva colección de documentos, datos históricos, noticias bibliográficas y biográficas, anécdotas, etcétera, referentes a la citada ciudad. A. Aguilar y Cano. Imprenta Hermoso. 1891.
-Aproximación a la forma urbana de Estepa. A. del Pozo y Barajas, F. Torres Martínez, G. Pavón Torrejón y JJ Frau Socías. Actas III Jornadas sobre Historia de Estepa. 1998.
-La conquista de Estepa por el rey Fernando III, el Santo. Devociones de Estepa. 2009
-Donación del castillo de Estepa a la Orden de Santiago. Devociones de Estepa. 2009
-Estepa Santiaguista. Devociones de Estepa. 2011
-Arrabal de San Sebastián. Devociones de Estepa. 2010
-La división de las parroquias. Devociones de Estepa. 2010
-Los rosarios públicos, estandarte y faroles. Devociones de Estepa. 2016
-Hermandades del Rosario en Estepa. Devociones de Estepa. 2009
-Archicofradía y Hermandad del Corpus Christi y Ntra. Sra. del Carmen. Devociones de Estepa. 2016
-Mondongueros. JM Díaz Fernández. Iglesia de San Sebastián: el renacer de un templo. Iltmo. Ayto. de Estepa. 2010
-Hermandad de Ntra. Sra. de los Remedios. Devociones de Estepa. 2016
-Las leyendas de la Virgen de los Remedios. Devociones de Estepa. 2016
-Churreteros. Devociones de Estepa. 2016

19/5/17

EL ROSTRILLO EN LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS


A finales del siglo XVI o inicios del XVII se adaptan las imágenes para poder vestirlas según la moda de la época, como las señoras de la corte y de la nobleza. Las imágenes comienzan a realizarse en lugar de talla redonda con un bastidor interior de listones o “de candelero” para poder vestirlas. Los devotos gustaban de vestir a las imágenes, cambiar sus ropas y aderezarlas con joyas, una costumbre a la que la Iglesia Católica no se opuso siempre que “no se adornen con camas ni vestidos que hayan servido a usos profanos, ni tampoco se adornen con los dichos vestidos Imágenes alguna, sino que se aderecen con sus propias vestiduras, hechas decentemente para aquel efecto”. Así lo expresó el Rvdo. Sr. D. Fernando Niño de Guevara, Cardenal y Arzobispo de Sevilla, en el Sínodo que se celebro en la Catedral en el año 1604 y cuyas constituciones se imprimieron en el año 1609.

Virgen de la Soledad de Madrid, vestida
según la costumbre de las viudas del siglo XVI
La imagen se viste a la moda de los Austrias, con un armazón cónico de aros que se coloca bajo la falda acampanada sin cola, un corpiño, gorgera con encajes y la cabeza cubierta con el propio manto a modo de velo.

Se la viste a la moda de los Austrias, con un “verdugado” o armazón cónico de aros que se coloca bajo la “basquiña” o falda acampanada sin cola; un corpiño, gorgera con encajes y la cabeza cubierta con el propio manto a modo de velo. La original simplicidad de las tocas, formadas por rectángulos de tejido blanco sin adornos, fue dando paso a una comedida ornamentación de acuerdo con las modas.

Entre 1530 y 1540 aparecerá en España un peinado femenino consistente en dividir el cabello en dos crenchas usando raya en medio para después rizarlo y recoger cada una de estas dos porciones de cabello en ovalados moños muy espesos a ambos lados de la cara cubriendo las orejas. Estos moños se llamaron “bufos” o “papos”, conociéndose este peinado como “de lados huecos”. Tal moda hizo necesario que las cofias que llevaban las viudas ajustadas a la cabeza siguiendo sus contornos y enmarcando el rostro en un óvalo tuviesen que transformarse levemente incorporando dos curvas en las costuras laterales que creasen un espacio suficiente para alojar los moños o papos. La cofia o toca de papos dejaba un abultamiento grande a cada lado de la cabeza, con la frente al descubierto o avanzando en onda sobre la frente, con un hundimiento a cada lado de la parte superior de la cabeza. Este abultamiento disminuirá perdurando hasta 1610 entre las matronas. La cofia de papos era de corte sencillo y se confeccionaba con lino, holanda, sendas finas, gasa o espumilla. Se acompañaba de otra toca que cubría la parte posterior de cuello y se prolongaba hacia la garganta, uniéndose sobre el pecho con una joya o joyel. Con esta vestimenta, la mujer enmarcaba el óvalo facial. Se usó desde mediados del siglo XVI hasta la segunda década del siglo XVII, estando hacia 1621 pasado de moda.

Adoración de los Reyes Magos con donante. Luis Vélez, 1560. Colección del BBVA
Retrato de la condesa viuda de Ureña
La toca de papos dejaba en la imagen solamente visible el rostro, que se decoraba con un rostrillo de forma ovalada que realzaba el rostro de la imagen y ocultaba parte de los rasgos de la imagen para proporcionar una mayor sobriedad y recogimiento. El rostrillo se decoraba con diferentes motivos ornamentales, puntas o encajes. Se realizaron también de pedrería, de metal y de orfebrería. Las imágenes de Gloria de la Virgen María del siglo XVII y XVIII solían vestirse con este ancestral rostrillo, conservándose esta tradición en la Virgen del Rocío de Almonte, la Virgen de Araceli de Lucena, la Virgen de la Cabeza de Andújar, la Virgen del Valle de Écija o la Virgen del Rosario de Cádiz. Es más difícil encontrarla en las imágenes de las Dolorosas aunque es una costumbre en Córdoba y su provincia, como la Virgen de los Dolores y la Virgen de las Tristezas de la capital o la Virgen del Consuelo de Puente Genil. A principios del siglo XX se impuso la moda sevillana iniciada por el bordador y diseñador Juan Manuel Rodríguez Ojeda que despejaba el rostro de la dolorosa y dejaba ver mejor las facciones de la cara y el cuello.

Virgen del Rocío. Almonte

Virgen de Araceli. Lucena

Virgen de la Cabeza. Andújar
Virgen del Valle. Écija

Virgen del Rosario. Cádiz

Virgen de los Dolores. Córdoba

Virgen de las Tristezas. Córdoba

Virgen del Consuelo. Puente Genil



En Estepa se tiene constancia de que Ntra. Sra. de los Remedios llevaba rostrillo, al menos en el momento en el que se reformó su iglesia en el siglo XVIII construyéndose su camarín y decorándose con yeserías, retablos dieciochescos y jaspes de diversos tipos. En uno de los óvalos de mármol del púlpito de la iglesia se representa a la Virgen de los Remedios con el rostrillo. El manto por tanto estaba sobre la cabeza, vistiendo con el estilo que hemos descrito con anterioridad. Con el paso de los años, el rostrillo dejó de usarse en la imagen estepeña, vistiéndose la Virgen con el manto sobre los hombros y la cabeza cubierta solamente con una toquilla, al igual que las otras imágenes gloriosas de la Virgen en Estepa.

El siglo XVIII fue una época de gran esplendor para los devotos de Ntra. Sra. de los Remedios. Se fundaron dos hermandades en torno a la imagen, una de hombres en 1701 y otra de mujeres en 1747, para el ejercicio del Santo Rosario. La Hermandad se fusionó con la antigua cofradía de la iglesia, la Vera Cruz, en 1733 y asumió las reformas de la iglesia. El Marqués de Estepa, D. Juan Bautista Centurión, fue nombrado Hermano Mayor de la hermandad en 1737, participando en las obras y embellecimiento de la iglesia. En 1779 la iglesia fue nombrada ayuda de la parroquial de Santa María.



La remodelación de la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios se inició en 1714 con obras de envergadura en la capilla mayor, pero las obras importantes de la iglesia y su fachada fueron en torno a 1733 y 1743. En las siguientes décadas se levantó la torre-camarín de la iglesia y se realizaron los retablos de la iglesia. Importantes canteros trabajaron en estas obras como Cristóbal García, Andrés Zabala, Juan Antonio Blanco o Julián Villar. El púlpito de la iglesia se relaciona con la obra de Juan Antonio Blanco de mediados del s. XVIII. Fue ejecutado en jaspes polícromos, con medallones de las principales devociones históricas de la Iglesia: el Cristo atado a la columna, Vera Cruz, Virgen de los Remedios y Santiago Apóstol. Por la forma en la que se viste a la Virgen de los Remedios en su representación del púlpito se sabe que en el siglo XVIII la Virgen llevaba rostrillo para enmarcar su Bendito rostro.

Artículos consultados:
-Indumentaria y vida cotidiana en España: El peinado en el siglo XVI.  La cofia de mujer. La cofia de trenzadoLa cofia de papos o bufos. La toca I. La toca IIConsuelo. Opus Incertum Hispanicus.
-Introducción a la historia de la indumentaria en España. Francisco de Sousa Congosto. Ediciones Istmo, S.A. 2007
-El arte de vestir a María Santísima. A. J. Fernández González. Estepa Cofrade
-La iconografía de la Virgen del Rocío y su proceso de fijación. D. González Cruz. Ritos y ceremonias en el Mundo Hipano durante la Edad Moderna. Actas del II Encuentro Iberoamericano de Religiosidad y Costumbres populares. Almonte-El Rocío (España). 2001
-La Virgen del Rocío con un rostrillo de blonda como a principios del siglo XX. M.J. Rodríguez Rechi. Pasión en Sevilla. 2014
-El rostrillo de la Virgen, evolución de la toca de viuda. R.C.M. ABCandalucíaCórdoba. 2016
-El día en que la Virgen de los Dolores no llevó rostrillo. Luis Miranda. ABCandalucíaCórdoba. 2016
-La Virgen de luto, indumentaria de las dolorosas castellanas. Eduardo Fernández Merino. Visión Libros. 2013. Libro en Google Play
-Cuadernos de la Estepa monumental: Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Ed. Ayuntamiento de Estepa, 2000

12/5/17

PROPUESTA DE INTERVENCIÓN EN EL CONVENTO E IGLESIA DE LA VICTORIA

En la reciente jornada de puertas abiertas de la Torre de la Victoria y el antiguo solar de la Iglesia de la Victoria, los estepeños pudimos comprobar el deterioro de lo poco que queda de nuestra iglesia. Las paredes del muro de la calle Torralba y plaza de la Victoria están moviéndose y eso provoca que el antiguo retablo de este testero se esté desplazando también. El antiguo camarín de San Francisco de Paula ha perdido completamente su cúpula, hace sólo diez años conservaba parte, pudiéndose aún observar parte de su yesería y marcos que igualaban al magnífico camarín de Ntra. Sra. de los Remedios. Como muestra de este estado, no hay nada más que fijarse en el azulejo conmemorativo que recordaba a Nuestra Señora de la Victoria y que está prácticamente desaparecido.

Tarde o temprano los estepeños y nuestras autoridades tendremos que asumir la restauración de este lugar tan emblemático para nosotros. Con motivo de las elecciones a la alcaldía local algunos partidos políticos tuvieron entre sus propuestas la restauración de este espacio y el cercano solar del convento para su aprovechamiento de índole cultural con la creación de un centro museístico, exposiciones y representaciones escénicas.

El estudio Beta Architecture ha propuesto un proyecto de intervención en el convento e Iglesia de la Victoria realizado por el arquitecto Salvador Prieto y fechado en 2016. El proyecto es interesante en cuanto al espacio que contempla el antiguo convento, sirviéndose del antiguo claustro como eje estructural, pero no podemos decir lo mismo del espacio de la Iglesia de la Victoria que se convertiría en una sala de representaciones que en una de sus versiones perdería hasta sus muros actuales, desdibujando completamente el conjunto. Ver aquí.




Hace unos meses dejamos nuestra opinión sobre el uso del solar de la Iglesia de la Victoria en este artículo, donde proponíamos que se conservara el espacio de la iglesia con una restauración que recuperara parte de sus elementos y no alterara el espacio que hemos heredado, dada que la recuperación de nuestra iglesia es prácticamente inviable en nuestros tiempos. Para ello citamos como ejemplo la restauración que se realizó en el solar de la desparecida Iglesia de San Juan de Écija, que es profundamente respetuoso con el espacio y donde la solería juega un papel importante para la interpretación de la iglesia que fue diseñada en el siglo XVIII. El conjunto permite su funcionalidad como iglesia o antesala de la iglesia adjunta, así como puede celebrar eventos culturales al aire libre, sirviendo de auditorio eventual para conciertos o representaciones. Este espacio se complementaría al lado con la existencia de un edificio en el antiguo solar del convento que pueda acoger un centro museístico y de exposiciones, entre otras funciones, y cuyo diseño podría ser más comprensible con las nuevas tendencias siempre que respete el entorno.



El proyecto expuesto en Beta Architecture es simplemente un estudio del conjunto del convento e iglesia de la Victoria y que no implica su construcción, pero que hace sin duda reflexionar a los estepeños sobre qué, cómo y, principalmente, para qué se destinaría ese espacio. Esperemos que si en un futuro se lleva a cabo una actuación, las autoridades competentes tengan en cuenta sobre todo la opinión de los estepeños y que una decisión tan delicada para los que amamos nuestro pueblo no se produzca sin que conozcan lo que pensamos.


Artículos relacionados:
-450 años del Convento de la Victoria. Devociones de Estepa. 2012

25/4/17

LOS ESTUDIANTES RECUPERAN LAS LLAMAS DEL RETABLO DE ÁNIMAS


La Hermandad de los Estudiantes ha recuperado y restaurado las llamas que siempre tuvo el Santísimo Cristo del Amor a sus pies después de varias décadas desaparecidas del retablo principal de la Capilla.

Como es sabido, el Cristo era titular de la Antigua Hermandad de Ánimas de la Parroquia de San Sebastián, y estas llamas a sus pies hacían referencia a la típica representación de las benditas ánimas, cuyo canon se fijó a finales del siglo XVI, según el cual, las ánimas son liberadas por ángeles y ofrecidas a Cristo, siendo representadas como cuerpos abrasados por el castigo del fuego y anhelantes de la remisión de sus pecados.

Al principio presidía la Capilla de Ánimas un óleo sobre lienzo, de finales del siglo XVII, conservado en la actualidad, en el que Cristo crucificado redime por su sangre a las Benditas Ánimas del Purgatorio, con la intercesión de San Pedro Apóstol. En la segunda mitad del siglo XVIII se debió sustituir la pintura por un retablo barroco compuesto iconográficamente por un medallón con San Pedro Apóstol en el ático, en la hornacina central una imagen de Cristo crucificado y a sus pies las Ánimas en el Purgatorio. El retablo principal mantuvo la misma configuración hasta los años cincuenta del pasado siglo, en que desaparecieron dos de los cuatro ángeles que existían y, posteriormente, en la década de los setenta, se perdió toda la figuración correspondiente a las ánimas benditas, por lo tanto es una satisfacción para la Hermandad poder volver a contemplar al Santísimo Cristo del Amor como antaño, cuando era titular de la Antigua Cofradía de las Benditas Ánimas del Purgatorio de la Iglesia de San Sebastián.


Texto y fotografías de:

Artículos relacionados:
-Hermandades, cofradías y otras corporaciones religiosas no penitenciales en la Estepa de la Modernidad. Jorge Alberto Jordán Fernández. Miscelánea Ostipense. Estudios sobre historia de Estepa. 2013
-La capilla de Ánimas de la Iglesia de San SebastiánJorge A. Jordán Fernández. Boletín "Los Estudiantes". 2013
-Cristo del Amor "y de las Ánimas". EA. Díaz Fernández. Historia de Estepa. 2013
-Hermandad de las Benditas Ánimas. Devociones de Estepa. 2016
-Restauración llamas del purgatorio. Estado Inicial. Estado Final. La Casa del Arte. 2017

16/4/17

HERMANDAD DE LA RESURRECCIÓN DE ESTEPA


Las primeras referencias documentales a la Hermandad de la Resurrección de Estepa datan del primer cuarto del siglo XVII. Datado en 1623 se conserva un documento sobre la Hermandad que estaba establecida en la iglesia del Convento de la Victoria, perteneciente a la Orden de los Mínimos. En el convento de la Victoria residía también desde finales del siglo XVI la cofradía de sacerdotes de Nuestra Señora de la Soledad y en 1654 se funda la Hermandad del Entierro de Nuestro Redentor Jesucristo, ambas hermandades nacidas al amparo de los padres mínimos del convento. En las iglesias y conventos era costumbre muy antigua celebrar representaciones sacras de la Crucifixión, Descendimiento y Entierro de Cristo durante la Semana Santa. Para llevar a cabo esta práctica la imagen del Redentor tenía los brazos articulados a la altura de los hombres, como la imagen estepeña del Cristo yacente que data del siglo XVI. La existencia de una hermandad de Cristo Resucitado en este convento mínimo sumaría además a la Pasión y Muerte de Nuestro Señor la conmemoración gloriosa de la Resurrección. En este contexto conventual tiene cabida la primera referencia a la hermandad de la Resurrección en Estepa.

La Hermandad es de nuevo mencionada en otro documento de 1623 donde se hace referencia a un repartimiento de ayuda a la Cofradía del Corpus Christi por el resto de hermandades de Estepa. Por aquellos años colaboraban con la corporación sacramental las hermandades del Señor San Sebastián, Nuestra Señora de la Soledad, Nuestra Señora del Rosario, Nuestra Señora de la Cabeza, Santa Vera Cruz, Santa Ana, Resurrección, Dulce Nombre y Nuestra Señora de la Concepción. De nuevo se cita a la Hermandad de la Resurrección en 1624.

La fecha de datación del Cristo Yacente en el siglo XVI sugiere que la imagen pudo haber permanecido en el convento desde una fecha cercana a su fundación en 1562 y durante la primera mitad del siglo XVII hasta la fundación de su hermandad en 1654. Durante esta primera mitad la talla tuvo que convivir en el convento con la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, con hermandad propia, y con la Hermandad de la Resurrección. De esta última sólo se conservan referencias en el convento en la primera mitad del siglo y hacia mitad del siglo se funda la del Entierro de Cristo, sin coexistir ambas, lo que invita a pensar que en un primer momento se crea la Hermandad de la Resurrección con celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, pero que se desvanece y posteriormente se funda la del Entierro de Cristo en torno a la imagen de Cristo Yacente.


Las referencias a la Resurrección en el convento de la Victoria no son las únicas que existieron en Estepa. A finales del siglo XVII de nuevo encontramos documentos donde se mencionan esta vez la imagen de Jesús Resucitado, que pertenecería a la cofradía de la Vera Cruz con sede en su propia ermita. La cofradía de la Vera Cruz se fundó hacia la mitad del siglo XVI y celebraba la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor en su ermita con sermón y cabildo preparatorio el Domingo de Ramos, procesión el Jueves Santo y celebración de la Pascua de Resurrección. La cofradía salía en procesión el Jueves Santo con las imágenes del Cristo de la Vera Cruz, el Santo Cristo de los Azotes y Nuestra Señora. A estas imágenes principales se les sumaba en algunas ocasiones la imagen de Jesús con la Cruz a cuestas y Jesús Cautivo, lo que indica que la cofradía representaba durante su procesión diferentes momentos de la Pasión del Señor. En la Pascua de Resurrección se celebraba una danza de gitanas que acompañaba a la imagen de Jesús Resucitado en procesión. Otras celebraciones destacadas de la cofradía era la Invención de la Santa Cruz el 3 de mayo y la fiesta del Corpus Christi.

En los inventarios de la Ermita de la Vera Cruz de finales del siglo XVII se menciona la imagen de Jesús Resucitado, el ajuar y los vestidos del Señor, y las andas para la procesión. Así en un inventario de 1674 se nombra “una banda de tafetán de Jesús Resucitado” y “un tornillo de Jesús Resucitado”. En 1677, se menciona “la imagen de Nuestro Señor Resucitado, otras ‘pariguelas’ para Jesús Resucitado”. En 1679, “imagen de Nuestro Señor Resucitado, parihuelas para la Cruz, Nuestra Señora y Jesús Resucitado”. En 1683, “imagen de Nuestro Señor Resucitado con banda rosada, potencias de plata, parihuela, vara y bandera”. Todos estos datos indican que Jesús Resucitado procesionaba en andas con una banda rosada de tafetán y portaba una bandera con su vara y potencias de plata.

La procesión de Jesús Resucitado a finales del siglo XVII dependía de la Cofradía de la Vera Cruz, por lo que desapareció cuando la cofradía quedó unida en 1733 a la Hermandad del Rosario de Nuestra Señora de los Remedios que se fundó en 1701 en la ermita de la Vera Cruz y aumentó su importancia a principios del siglo. La Hermandad continuó celebrando la Invención de la Santa Cruz y añadió el Octavario a Nuestra Señora de los Remedios así como el rezo del Santo Rosario diario. La Hermandad acompañaba a la Archicofradía de Paz y Caridad que fue la heredera del Jueves Santo, procesionando con el Santo Cristo de la Vera Cruz, Santo Cristo Amarrado a la Columna y Nuestra Señora de los Remedios como dolorosa. Sin embargo, no se menciona que se continuara la procesión de la imagen de Jesús Resucitado.

El pueblo de Estepa ha intentado en varias ocasiones fundar de nuevo una Hermandad que conmemore y celebre la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y sea el culmen de nuestra fiesta mayor, pero aún no se ha encontrado el camino para que pueda ser una realidad.

Fuente:
-Hermandades, cofradías y otras corporaciones religiosas no penitenciales en la Estepa de la Modernidad. Jorge Alberto Jordán Fernández. Miscelánea Ostipense. Estudios sobre historia de Estepa. 2013

15/4/17

VIGILIA PASCUAL


La Vigilia Pascual es una celebración litúrgica que conmemora la Resurrección de Jesús y tiene lugar en la madrugada del Sábado Santo al Domingo de Resurrección.

Los sacerdotes y diáconos están revestidos de ornamentos blancos, señal de alegría por la Resurrección del Señor, aunque normalmente, el sacerdote celebrante suele vestir una casulla dorada debido a la gran solemnidad de la celebración que es al fin y al cabo, el centro del Año litúrgico.

Empiezan la vigilia con el templo completamente a oscuras, encendiéndose y bendiciéndose un fuego en el atrio, en un lugar fuera del templo. De ese fuego se enciende el Cirio Pascual, una enorme vela que simboliza a Cristo Resucitado. Acto seguido, se inicia la procesión del sacerdote y los ministros, y los fieles que esperan dentro del Templo encienden sus velas propias de la llama del Cirio, a medida que el diácono avanza con el cirio en alto por la nave central del Templo. El diácono se detiene en tres oportunidades para cantar: "Luz de Cristo", a lo que los fieles responden: "Demos gracias a Dios". Cada vez este canto se efectúa un tono más alto.

Llegados al presbiterio, se coloca en el centro del mismo, junto al altar o junto al ambón, y el sacerdote lo inciensa tres veces. Se encienden algunas luces del Templo (quedando a media luz), y acto seguido, el diácono, el sacerdote celebrante o un cantor entona el Pregón pascual, antiguo himno alusivo a la noche de Pascua que proclama la gloria de la Resurrección de Cristo, que envolverá toda la liturgia de esta noche.

Luego continua con la Liturgia de la Palabra, en la que seminaristas o fieles laicos, proclaman siete relatos del Antiguo Testamento alusivos al plan salvífico de Dios, intercalados con salmos o cánticos del Antiguo Testamento (interpretados por un cantor) y oraciones que se intercalan entre lectura y salmo (rezadas por el Sacerdote celebrante).

-1a. Lectura: Génesis 1,1-2,2
-1.er. Salmo: Sal 103, 1-2a.5-6.10.12-14ab.24.35 (Ant: Envía tu Espirtu Señor, y renueva la faz de la tierra.)
-2a. lectura: Génesis 22, 1-18
-2o. Salmo: Sal 15, 5.8-11 (Ant: Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.)
-3a. lectura: Éxodo 14, 15-15, 1a
-3.er. Salmo: (Cántico) Éxodo 15, 1b-6.17-18 (Ant: Cantemos al señor, sublime es su victoria.)
-4a. lectura: Isaías 54, 5-14
-4o. Salmo: Sal 29, 2.4-6.11-12a.13b (Ant: te ensalzare Señor, porque me has librado.)
-5a. lectura: Isaías 55, 1-11
-5o. Salmo: (Cántico) Isaías 12, 2-6 (Ant: Sacarán aguas con gozo de las fuentes de la salvación.)
-6a. lectura: Baruc 3, 9-15. 32-4, 4
-6o. Salmo: Sal 18, 8-11 (Ant: Señor, tú tienes palabras de vida eterna.)
-7a. lectura: Ezequiel 36, 17a.18-28
-7o. Salmo: Sal 41, 3.5bcd; 42, 3-4 (Ant: Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti oh Dios mio.)
-8a. Epístola: Carta a los Romanos 3, 6 - 11
-8o. Salmo: 117, 1-2. 16ab-17. 22-23 (Ant: Aleluya, Aleluya, Aleluya)
-9o. Evangelio: Ciclo A: San Mateo 28, 1-10, Ciclo B: San Marcos: 16, 1-7 o Ciclo C: San Lucas 24, 1-12

Por razones pastorales, puede reducirse el número de lecturas a tres, siendo obligatorias la 1a., la 3a. y la 7a., con sus respectivos salmos. En algunos casos, suele acompañarse de instrumentos musicales como el órgano, el Canto del Salmo Responsorial de cada Lectura del Antiguo Testamento.

Tras estos sigue la Vigilia, el Sacerdote celebrante inicia la entonación del Gloria que no se había cantado desde que empezó la Cuaresma, a excepción de la misa de la cena del Señor del Jueves Santo, junto con repique de las campanas de la torre de la iglesia y las campanillas de mano. Siguen el canto del Gloria el coro, acompañado de instrumentos musicales, y junto a él los fieles. Se encienden las restantes luces del Templo y los monaguillos encienden los cirios del altar tomando fuego del Cirio Pascual. Además, adornan los altares del Templo con arreglos florales, y si las imágenes del Templo estaban cubiertas con velos en este instante son descubiertas.

Terminado el Gloria, el Sacerdote reza la Oración colecta, y en seguida un seminarista o un seglar procede a la lectura de un fragmento de Epístola del Apóstol San Pablo (Romanos 6, 3-11). Tras esta lectura y previo al Evangelio se entona de manera solemne el Aleluya, con su salmo del aleluya (Sal 117, 1-2.16-17.22-23), y el diácono, o el propio sacerdote celebrante a falta de diácono, procede a leer el Evangelio correspondiente (la Resurrección del Señor: según San Mateo en ciclo A, según San Marcos en ciclo B y según San Lucas en ciclo C).

Tras la homilía, pronunciada por el celebrante principal, tiene lugar la Liturgia Bautismal, en la cual se administra el Bautismo a los nuevos cristianos de ese año. Se bendice el agua de la pila bautismal con un rito de exorcismo especial y se cantan las Letanías de los Santos. También, los fieles presentes renuevan sus promesas bautismales, tomando de nuevo la luz del cirio pascual, y se los asperja con agua bendita. Si el celebrante principal es Obispo, puede administrar también el sacramento de la Confirmación a los fieles que se hayan preparado debidamente para ello. Aunque actualmente, el RICA (Ritual para la Iniciación Cristiana de Adultos) permite que el sacramento de la Confirmación pueda ser administrado por cualquier sacerdote.

Finalmente, se continúa la con la liturgia eucarística de la manera acostumbrada. Se suele usar la Plegaria Eucarística I o Canon Romano (más tradicional), tratándose de una liturgia muy solemne. En el momento de la comunión, se acostumbra a realizar la Eucaristía bajo las dos especies. La procesión de comunión suele ser con cantos jubilosos y en algunos casos carismáticos, y al final de la Vigilia Pascual el que está mandado en el Misal es el "Magnificat" (Canto de María).

Finaliza la eucaristía impartiéndose la bendición final, ya que la Vigilia Pascual es el fin del Triduo Pascual, puesto que la celebración comenzó con la misa de la Cena del Señor el Jueves Santo, continuó con la Celebración de la Muerte del Señor el Viernes Santo y finaliza con la Vigilia Pascual en la madrugada del Domingo de Resurrección donde se imparte la bendición solemne. El envío (Ite Missa est o Pueden ir en paz Aleluya, Aleluya) en este día es solemnizado por el canto y por el doble aleluya que se añade.

Al final, aunque no es obligación, es costumbre cantar el Regina Coeli (Reina del Cielo), una alabanza a la Virgen María para que se alegre con la Resurrección de su Hijo.

14/4/17

TENEBRARIO DE SEMANA SANTA Y OFICIO DE TINIEBLAS

El Oficio de Tinieblas es la ceremonia litúrgica que llevaba a cabo la Iglesia Católica los días de Miércoles Santo, Jueves y Viernes Santos al caer la tarde. Se trataba del rezo de la Liturgia de las Horas según el antiguo breviario romano (maitines, laudes, vísperas, completas...) de Jueves, Viernes y Sábado, que también se hacían cada día en su momento (mañana, tarde y noche), pero que en Semana Santa se anticipaban a la víspera por la tarde, con tal de no interferir en los oficios solemnes de estos días. Al celebrarlo en la entrada a la noche, tenía la peculiaridad de hacerse en las "tinieblas", de ahí su nombre.

En este oficio se disponía de un candelabro especial, llamado tenebrario o candelabro de tinieblas que tiene 15 velas o cirios amarillos que representan a los 11 apóstoles que permanecieron tras la traición de Judas Iscariote, las tres marías, María Salomé, María de Cleofás y María Magdalena, y a la Virgen María, en un cirio más destacado que los otros. Su forma triangular representa a la Santísima Trinidad. Tanto las luces del templo como los cirios se van apagando uno tras otro tras el canto de los salmos para que al final quedase encendido sólo el cirio que más destaca al acercarse la muerte del Redentor. Los apóstoles lo fueron abandonando y el templo va quedando en tinieblas, por eso el nombre del Oficio. Este cirio en la cúspide representa a Cristo, que acaba venciendo las tinieblas del pecado y de la muerte, o la Virgen María, que siempre creyó y esperó el triunfo de su Hijo. Al llegar al último cirio, se cantaba el Miserere (Salmo 50 (51)) y el cirio se situaba en la parte posterior al altar ocultándolo, simbolizando la entrada de Jesús en la sepultura y la permanencia de la Iglesia en espera de la Luz que surgirá en la Vigilia Pascual. Terminado el "Miserere" el clero y los fieles producían un ruido de carracas y matracas, que cesaba dramáticamente al aparecer la luz del cirio oculto detrás del altar, para simular las convulsiones y trastornos naturales ("hasta las piedras hablaron") que sobrevinieron a la naturaleza al morir Jesucristo Salvador.

Tenebrario de la Catedral de Sevilla
Este Oficio presentaba todas las características de las exequias (salmos, antífonas y responsorios fúnebres y de lamentación) omitiendo todo tipo de himno o doxología, sin acompañamientos musicales y con el altar desnudo, las imágenes cubiertas y con la oscuridad cada vez mayor, salvo los cirios. Pero también recuerda la Pasión y agonía del Señor. Cabe señalar que, al finalizar el Oficio no se daba la bendición ni hay rito de despedida.

De este apagado progresivo de las luces hasta la plena oscuridad viene que en la Vigilia Pascual, el templo se encuentre en completas tinieblas al empezar la celebración, oscuridad que romperá el nuevo fuego y la Luz de Cristo resucitado, como canta la liturgia de esa noche, hasta iluminar por completo la iglesia.

Hoy día, este oficio, como tal ha desaparecido en las iglesias donde se utiliza la Forma Ordinaria del Rito Romano: no hay un oficio distinto al de otros días para la Semana Santa. Sin embargo, dada la singularidad de este Oficio de Tinieblas, se tiende a adaptar las antiguas peculiaridades del rito al ordo del Vaticano II, con el uso del tenebrario, el apagado progresivo de las luces, etc., añadiendo el canto de las lamentaciones que permite la liturgia actual. Sin embargo, ya no se omiten ni doxologias ni himnos, ni se unen todas las horas en una, puesto que las horas que coinciden con las celebraciones de la Semana Santa, pueden directamente omitirse: las vísperas de Jueves y Viernes Santo y el Oficio de Lectura y las Completas entre el Sábado y el Domingo.

A pesar de no tener la singularidad de antaño, la Iglesia Católica sigue recomendando vivamente el rezo comunitario de este oficio, según el modo actual. La inclusión de los elementos del antiguo ordo que se puedan puede ayudar a ver el simbolismo de la luz en la noche de Pascua.

Las congregaciones y parroquias, así como las comunidades que celebran bajo la liturgia de 1962, al amparo del motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI, lo siguen celebrando y lo preservan como signo distintivo de la Semana Santa.

En la Semana Santa de Estepa del siglo XVIII se realizaba este Oficio en las parroquias estepeñas, apareciendo en los inventarios la existencia de estos tenebrarios para llevar a cabo esta ceremonia litúrgica.

Tenebrario de Santa María

13/4/17

EL MONUMENTO DE SEMANA SANTA

Al término de la Misa de Jueves Santo «In Coena Domini», que conmemora la institución de la Sagrada Eucaristía y del sacerdocio de la Iglesia, el tabernáculo queda vacío en memoria de la muerte de Jesús. Se hace entonces la reserva del Santísimo Sacramento en un lugar especial, tradicionalmente denominado «Monumento».

De esa manera, desde la noche de Jueves Santo hasta la Misa de Resurrección los sagrarios de todas las iglesias quedan sin hostias, para mejor simbolizar la trágica ausencia de Nuestro Señor “crucificado, muerto y sepultado”. No obstante, la Iglesia introdujo en esos días la costumbre de guardar o reservar en un lugar aparte las hostias consagradas. Fue ése el origen remoto de la ceremonia del traslado del Santísimo Sacramento al “Monumento”.

Con el paso de los siglos el traslado adquirió un carácter solemne, realizándose de modo procesional, acompañada de cánticos eucarísticos como el "Tantum Ergo", célebre himno compuesto por Santo Tomás de Aquino. El Monumento es un altar o capilla previamente acondicionado para acoger al Pan del Cielo. Los fieles se turnan en medio de las plegarias y del incienso en actos de adoración continua a Jesús Sacramentado.

El Monumento puede adornarse con todo el aparato festivo, colgaduras, frontal blanco , flores y un competente número de velas blancas las cuales no pueden ser menos de doce, según lo dispuesto por Benedicto XIV. Debe tenerse presente que en él no han de ponerse paños negros, ni trofeos de la pasión, ni tampoco reliquias, ni imágenes de santos. En lo interior del Monumento habrá un pequeño altar sin Cruz, con seis velas, frontal blanco, manteles y corporales, y sobre o detrás de él una arquilla o urna urna, generalmente en forma de sagrario, con otro corporal. Tendrá ésta una portezuela sólida como la de un sagrario. La llave de la referida urna, una vez reservado el Cuerpo del Señor, debe conservarla y llevarla el celebrante de los oficios del Jueves y Viernes Santo, estando prohibido que se dé a guardar dicha llave a otra persona. Ha de evitarse nombrar a la urna o arquilla como "sepulcro" ni que tenga forma de tal. También se previene en algunos de dichos decretos que no tenga la urna más que una sola llave y está igualmente prohibido por decreto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino poner el Sacramento en el Ostensorio o Custodia , de modo que pueda verse la Sagrada Hostia. En algunas iglesias se acostumbra después de cerrada la portezuela de la urna con llave sellar por el mismo diácono la referida portezuela con unas pastillas de cera colorada y esto es una reminiscencia del sello que mandaron poner los príncipes de los sacerdotes judíos en el Sepulcro del Señor. De estas pastillas, se ponen una porción dentro de la misma urna o en su inmediación las cuales se distribuyen luego entre los fieles como un objeto de veneración y es lo que se llama Cera del Monumento.

San Felipe Neri, en el siglo XVI, introdujo en Roma la costumbre de visitar siete Monumentos en la tarde de Jueves Santo y en la mañana del día siguiente. La idea fue secundada por Papas y numerosos cardenales, organizándose visitas a siete históricas iglesias romanas: las cuatro Basílicas principales (San Pedro, Santa María Mayor, San Pablo extramuros y San Juan de Letrán), y las iglesias de San Lorenzo, Santa Cruz y San Sebastián. La costumbre se propagó rápidamente por todo el orbe católico. Los venerables cabildos en sus catedrales, los presbíteros en sus parroquias, los religiosos y especialmente las monjas de clausura en sus iglesias, se disputaban cada cual la mejor manera de glorificar la Presencia Real en el Monumento. Para ello los decoraban con la mayor riqueza y esplendor de que eran capaces, obras que conjugaban el arte, la devoción y el ingenio, algunas verdaderamente monumentales, para cobijar al Rey de Reyes.


La Visita a los Monumentos se practica desde la tarde del Jueves Santo a la mañana del día siguiente, ya que en la tarde del Viernes Santo, después de las funciones litúrgicas conmemorativas de la Muerte del Salvador, se consumen todas las hostias del Monumento y la iglesia queda sin Santísimo, en recuerdo de la tragedia del Gólgota. Lo esencial de las visitas es recorrer siete iglesias, en memoria de los siete recorridos que hizo Nuestro Señor Jesucristo, desde el Cenáculo hasta el lugar del suplicio final, el Monte Calvario:

1) Desde el Cenáculo hasta el huerto de Getsemaní;
2) Del huerto hasta el palacio de Anás;
3) Del palacio de Anás al tribunal de Caifás;
4) Del tribunal de Caifás al pretorio (palacio de gobierno) de Pilatos;
5) Del pretorio de Pilatos al palacio del rey Herodes;
6) Del palacio del rey Herodes (de vuelta) al pretorio de Pilatos;
7) Del palacio de Pilatos al monte Calvario.

Igualmente las visitas honran las siete efusiones de Sangre del Salvador, reviviendo los diversos momentos en los que el Señor Jesús derramó su sangre por nuestra redención:

1) La circuncisión;
2) El sudor de sangre en el huerto de Getsemaní;
3) La flagelación;
4) La coronación de espinas;
5) Cargando con la cruz camino del Calvario;
6) Sus manos y pies traspasados por los clavos en la crucifixión;
7) Su Corazón perforado por la lanza de Longinos.

En cada estación se hace una breve meditación y se reza en acción de gracias por la institución de la Sagrada Eucaristía y por las intenciones del Romano Pontífice. Además se pide a Dios por el Precio de la Pasión de su Hijo y por la intercesión de la Santísima Virgen. No pudiendo visitar iglesias diferentes, se puede cumplir con esta devoción entrando y saliendo de un mismo templo.

En Estepa se pueden visitar seis Monumentos, por lo que en alguno de ellos se debe entrar dos veces para poder realizar las siete visitas:
1. Monumento de la Parroquia de Santa María. Realizado en la capilla sacramental de la Iglesia de los Remedios. Organizado por la Hermandad de Paz y Caridad.
2. Monumento de la Parroquia de San Sebastián. Realizado en la capilla de la Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno, organizado por la hermandad.
3. Monumento de las Hermanas de la Cruz en la Iglesia de San José de la confraternidad.
4. Monumento de Santa Clara de Jesús. Organizado en la iglesia de Santa Clara por la comunidad de hermanas clarisas.
5. Monumento de San Francisco. Organizado por los franciscanos en la iglesia de su convento.
6. Monumento de la Iglesia del Carmen. Organizado por la Archicofradía del Carmen y Corpus Christi.

12/4/17

LA MANTILLA EN SEMANA SANTA


La mantilla es una prenda femenina popular en España. Las primeras mantillas eran usadas por el pueblo, a modo de velo o manto de abrigo sin finalidad ornamental y sin peineta, que sería un complemento posterior. El tejido usado para su confección cambiaba en el norte y en el sur, mientras que en la zona norte se utilizaban tejidos tupidos para abrigarse, en la zona sur se utilizaban tejidos como la seda con fines meramente ornamentales. Se distinguían las mantillas de “fiesta” que podían ir finamente decoradas y que se lucían en ocasiones señaladas mientras que las de “diario” eran más sencillas. A principios del siglo XVII, comienza a utilizarse como una pieza más ornamental en el vestuario femenino, al sustituir el paño por encajes, y en el siglo XVIII la mantilla comienza a ser utilizada por las mujeres de la nobleza y de la alta burguesía, como se aprecia en retratos pintados por Francisco de Goya.



(Duquesa de Alba -1797 y Reina María Luisa - 1799)

Reina Isabel II
Esta costumbre la continuó la reina Isabel II (1833-1868), muy aficionada al uso de tocados y diademas, y pronto adoptaron esta costumbre de usar la mantilla las mujeres más cercanas a ella. Las damas cortesanas y de altos estratos sociales, comenzaron a utilizar esta prenda en diversos actos sociales, lo que contribuyó, en gran medida, a darle un aire distinguido. En esta época, se comienza a usar la mantilla blanca y como complemento la peina o peineta, con el fin de que al ponerla se elevase la mantilla. Sus antecedentes se encuentran en los tocados femeninos íberos, concretamente en las diademas y tiaras cuyas formas y aplicaciones son iguales a la peineta. Otro de los accesorios era el broche, que servía para sujetar la mantilla a la peina por detrás, en la parte de la nuca.

Su uso tiene un claro retroceso a la muerte de la soberana, aunque mantiene un cierto arraigo en el centro y sur de la península. Con la entrada del italiano Amadeo de Saboya como nuevo monarca en España también entraron nuevas costumbres extranjeras, pero el uso de la mantilla fue una forma de protesta de las mujeres contra estas nuevas costumbres. A finales del siglo XIX y principios del XX, la mantilla deja de ser una prenda de uso “cotidiano” en eventos, y empieza su declive. Tan solo se conserva una pequeña mantilla que las señoras solían usar en la iglesia, a la que se le conocía como “toquilla”.

El uso de la mantilla vuelve a estar en auge y se puede ver actualmente en las corridas de toros, las procesiones de Semana Santa y llevada por las madrinas en las bodas y bautizos. La mantilla blanca o de color marfil se reservaba para asistir a las corridas de toros pero sólo para las mujeres solteras por simbolizar la pureza, reservándose el uso de la mantilla negra a las mujeres casadas. Hoy en día, tanto la mujer soltera como la casada pueden utilizar la mantilla blanca. También se usa en la exhibición de enganches organizado por la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Durante la primera mitad del siglo XX, también se utilizó para asistir a la feria por la mañana. Como complemento se usaba el mantón de Manila, que en su origen era el envoltorio de los fardos que venían en barco de esas islas hasta el puerto de Sevilla en el siglo XVI y después comenzó a ser utilizado como pieza ornamental.

Por lo que respecta a los actos religiosos, la mantilla blanca sólo la podrán utilizar las reinas católicas españolas y portuguesas, en las audiencias con Su Santidad El Papa. Así también cuando asistan a la misa del Pontificado. Las mujeres cuando se encuentren embarazadas, la podrán llevar ante una autoridad religiosa. Las madrinas la llevarán si es deseo de la novia. Es costumbre en nuestra tierra que en determinados actos religiosos, como coronaciones de vírgenes y conmemoraciones de éstas, las señoras adopten esta prenda como indumentaria. Para el resto de actos religiosos las mujeres se pondrán la mantilla negra. Entre estos actos está la visita al monumento de las iglesias en la tarde del Jueves Santo y la mañana del Viernes Santo. El protocolo exige que el vestido sea de color negro también. Otras normas del protocolo para poder vestir mantilla puede consultarse en los siguientes enlaces:

-Historia y uso de la mantilla. Origen, evolución y usos. Protocolo.org
-Protocolo. La mantilla en Semana Santa. Tela de moda
-Protocolo. La mantilla blanca. Tela de moda

En la Semana Santa de Estepa las mujeres llevan mantilla de color negro en su visita a los monumentos de las iglesias el Jueves Santo y Viernes Santo. También acompañan a Cristo Yacente en la procesión del Santo Entierro.

11/4/17

CIRIOS VOTIVOS Y CINTA DE DONANTES EN EL BANDERÍN DE LAS BANDAS

Desde hace varios años se ha evidenciado la labor de sensibilización que se viene haciendo desde hace varios años a favor de las donaciones de órganos entre las hermandades de la Archidiócesis de Sevilla. Las hermandades y cofradías se han volcado en fomentar las donaciones órganos. Algo tan simple como fundir un cirio en la candelería de un paso de palio se ha convertido en uno de los gestos de mayor simbolismo de las últimas cuaresmas. Detrás de él se esconde un contundente apoyo de los cofrades a las donaciones de órganos.

En Cuaresma, cuando los pasos de palio gozan ya de la presencia de las Dolorosas que procesionan en ellos, está teniendo lugar el acto de colocación del cirio de los donantes. El cirio lleva escrita alguna inscripción alusiva a la necesidad de donar órganos (‘Lágrimas de vida’, ‘Esperanza de vida’, ‘Dar para recibir’, ‘Vida y Consuelo’, ‘Ángeles para la vida’…). Un simple gesto lleno de simbolismo que no pretende otra cosa sino concienciar a la población, especialmente, religiosa y cristiana, de los beneficios que para la humanidad supone el acto de la donación.

Todo comenzó cuando el pintor Emilio Díaz Cantelar introduce en el cartel que para la Semana Santa de 2008 le encarga el Consejo de Cofradías de Sevilla un cirio votivo. En ese cirio figuraba una inscripción dedicada a su mujer, que había sido trasplantada de hígado y riñón unos años antes. El cuadro en sí representaba al paso de palio de la Virgen de la Amargura, de perfil, regresando al templo después de la estación de penitencia, con la candelería consumida. Bajo el título “Amargura y Esperanza”, el autor había querido expresar la amargura que padece el ser humano cuando está enfermo y la esperanza de la donación. Sin quererlo, Díaz Cantelar había sembrado la semilla, el germen de lo que más tarde se convertiría en el “cirio de los donantes”. De hecho, ese mismo año, la hermandad de la Amargura acogió el primero de los actos de la fundición del “cirio de los donantes”, en la que participó el Cardenal Carlos Amigo Vallejo y el doctor José Pérez Bernal, director general de trasplantes del Colegio de Médicos de Sevilla. En estos actos, todo un símbolo de la solidaridad en cada Cuaresma, participan representantes de las asociaciones de trasplantados, donantes vinculados a las distintas hermandades o hermanos y cofrades que hayan sido receptores de una donación. Es la primera vez en la historia de la Semana Santa que la realidad emula al cartel y no al revés. A partir de ese momento, numerosas hermandades han apostado por acoger este acto. En algunos casos, coincidiendo con salidas extraordinarias o conmemoraciones especiales.

La corriente solidaria ha llegado también a la música cofradiera. Concretamente, las bandas lucen el lazo de los donantes en sus banderines, con la inscripción ‘Hazte donante-Dona Vida’. Y por su parte, los compositores se unen también a esta iniciativa con marchas dedicadas para a los donantes para promover las donaciones como 'Esperanza de vida', de Manuel Marvizón, ‘Lágrimas de vida’, de Benjamín Monje; ‘Lázaro’ y ‘Ángeles de vida’, de Raúl Martín; y ‘Lux Aeterna’, obra de Francisco Javier Torres.

En Estepa en la Cuaresma de 2017 la Hermandad del Dulce Nombre acogió el acto de fundición del cirio con la leyenda “Lágrimas de Vida” para el paso de la Santísima Virgen de la Paz. Al acto asistió la asociación de transplantados de corazón ATCICA. En el acto, también se anudó al banderín de la Agrupación Musical de la hermandad una cinta con las palabras “Hazte donante, dona vida”.




Esta iniciativa cuenta con la adhesión del Arzobispo de Sevilla, que en numerosas ocasiones se ha manifestado a favor de la donación de órganos. Monseñor Asenjo Pelegrina afirma que “la donación de órganos es una manifestación de humanidad. Para la Iglesia es un acto supremo de caridad y de amor auténtico. Todos, creyentes o no, como miembros de la familia humana, deberíamos plantearnos la posibilidad de donar nuestros órganos y, una vez tomada la decisión, comunicarla a nuestra familia para que en su día sea efectiva. En este campo -añade- los cristianos tenemos una especial obligación, que brota de nuestra común condición de hijos de Dios, auténtico manantial de nuestra fraternidad”.

Los cirios votivos en los pasos de nuestra Semana Santa se han convertido en una buena manera de concienciar a todo el mundo de la importancia de darnos a los demás y reflexionar sobre los problemas que rodean a nuestros hermanos. Las hermandades personalizan estos cirios con emblemas de las hermandades, actos conmemorativos que celebran y, ahora también, con las obras sociales con las que colaboran.

En este sentido, la Hermandad de Paz y Caridad se ha sumando en esta cuaresma de 2017 a la propuesta hecha por la Fundación de la Santa Sede de dedicar una oración por nuestros hermanos que sufren persecución por causa de su fe (Siria, Pakistán, India, Nigeria, Corea del Norte, Irak, Egipto o Sudán del Sur entre otros lugares). El paso de palio de Mª Stma. de la Esperanza Coronada lleva un cirio en su candelería con la inscripción Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).



Artículos consultados:
-Una luz por la vida, un motivo para la esperanza. Javier Macías. Pasión en Sevilla. ABC. 2008
-Las hermandades rompen el "tabú" de las donaciones de órganos. Pasión en Sevilla. ABC. 2012
-La donación de órganos, un gesto precioso de alto valor cristiano. Juan José Asejo Pelegrina. Archidiócesis de Sevilla. 2014
-Cirios por las donaciones de órganos en los palios de Sevilla. Archidiócesis de Sevilla. 2015
-Hermandades y bandas apoyarán la donación de órganos durante la Semana Santa. MJR Rechi. Pasión en Sevilla. ABC. 2016

CARTA DE EDICIÓN

El blog Devociones de Estepa nació en la cuaresma de 2009 y tuvo como motivo de inspiración la oportunidad de dar a conocer la Semana Santa de Estepa a través de los nuevos medios de comunicación. El objetivo principal era recopilar información de las Hermandades y Cofradías de Estepa así como mostrar nuestras tradiciones y costumbres. El blog se definió con carácter divulgativo, y por lo tanto, al carecer de carácter lucrativo, se ha rechazado sistemáticamente toda propuesta económica que hemos recibido. Sólo se ha permitido artículos relacionados con la información cofrade o que tuvieran carácter benéfico.

Para llevar a cabo este trabajo, se inició en el blog la recopilación de artículos que procedían principalmente de los boletines y libros de las Hermandades estepeñas, el
Ayuntamiento de Estepa en sus diversas publicaciones, blogs dedicados a la Historia y Semana Santa de Estepa y por último la información que se daba en las redes sociales. Para acompañar a estos artículos se escogían fotografías que se encontraban en los diferentes medios ya mencionados. Tanto los artículos como las fotografías publicados en estos medios no habían sido realizados para el blog.

Desde el blog se ha trabajado también por la investigación propia y de esta forma se han publicado artículos nuevos de información, a los que se le han dedicado un gran esfuerzo. Siguiendo la misma idea, se han realizados también fotografías propias que no se han firmado, pero que han aparecido tanto en el blog como en nuestra página de Cofrades. La idea del blog siempre ha sido compartir y dar a conocer, por lo que siempre se ha permitido la utilización de estas imágenes y de estos artículos. Sólo los que han llevado a cabo la aventura de crear un blog, pueden reconocer las numerosas horas, esfuerzo e ilusión que se le dedica a un proyecto de estas características, y es por ello por lo que conocemos de primera mano la importancia que para un creador de blog tienen los contenidos propios que ha realizado. Por eso, queremos disculparnos con aquellas personas que se hayan sentido ofendidas por la publicación de sus trabajos y retiraremos aquellos trabajos que no quieran que aparezcan en este blog. Sólo indicar que el blog no llega a asumir la autoría de estas fotografías y artículos, y que por lo tanto se expresa su autor o autores al final de cada artículo.

De igual manera, queremos mostrar nuestra gratitud a todas las personas que se han puesto en contacto con el blog para publicar sus artículos y fotografías. Sabemos la ilusión y confianza que han depositado en el blog y se lo agradecemos enormemente.

ALTAMENTE RECOMENDABLE

-El Niño Jesús de Praga. Origen e iconografía (La Hornacina)

-Hermandad del Resucitado en Estepa (s.XVII) (Historia de Estepa)

-Estepa celebra el Día de Andalucía con una gran nevada (Web Ayto.)

-El patrimonio cofrade: pintura y escultura (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: arquitectura (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: retablos (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: andas, pasos y carros (La Hornacina)

-Cristo del Amor y "de las Ánimas" (Historia de Estepa)

-Jesús recogiendo sus vestiduras después de la flagelación (s. XV-XX)(La Hornacina)

-El legado de Murillo vuelve a Sevilla (ABC)

-Recuperación visual del patrimonio perdido (El Correo)

-Así fue posible el expolio de España (ABC)

-El Padre Alfonso (Desde la alcazaba)

-Jesús Nazareno de Francisco Javier Triano, recuperación histórica (Blog Alejandro Blanco)

-Las torres gemelas de Écija... y Estepa (Écija Historia)

-Restauración de la fachada de la Casa-Palacio Marqués de Cerverales (Blog Antonio J. Robles)

-Las Cruces de Piedra (Desde la Alcazaba)

-Custodia y Cruz Parroquial (Blog de Antonio Solís)

-450 años del Convento de Padres Mínimos de la Victoria (Desde la Alcazaba)

-El Cristo de Raíz (Marcelo D. Fdez, Desde la Alcazaba)

-Restauración del San Francisco de Paula de Omnium Sanctorum (La Hornacina)

-Restauración del San Antonio de Padua de Omnium Sanctorum (La Hornacina)

-Restauración del grupo de la Piedad de Juan de Mesa (HSS)

-Entrevista a "Pepe Romero" (La Voz Cofrade de Osuna)

-San José y Ntra. Sra. del Carmen (Raúl Cejas)

-La Iglesia de la Asunción en Estepa (La Hornacina)

-Cuando el Niño Dios se pierde por las calles (Simplemente Capillita)

-Al salir fuera Pedro lloró (Simplemente Capillita)

-El Cristo de las Aguas Santas. Estepa (Blog Las Aguas)

-Torre de la Victoria (Victoria Málaga)

-Conservación y Restauración San Francisco de Asís. Informe. (IAPH)

-Conservación y Restauración Cruz parroquial de Estepa. Informe. (IAPH)

-Restauración de la cruz parroquial de Santa María (La Hornacina)

-Selecciones: III Centenario de José de Medina (La Hornacina)

-Selecciones: III Centenario del nacimiento de Andrés de Carvajal (La Hornacina)

-Selecciones: La obra de Luis Salvador Carmona (La Hornacina)

-Selecciones: Francisco Salzillo (La Hornacina)

-Don Lorenzo Suárez de Figueroa (I) (II) (III) (Desde la Alcazaba)

-La Torre del Homenaje del Castillo de Estepa (I) (II) (Desde la Alcazaba)

-El Zoílo (El zoom de Monet)

-Viacrucis (El zoom de Monet)

-Burguillos Viajero: Estepa (I)

-Burguillos Viajero: Estepa (II)

-Foto Hobby: Estepa algo más que buenos polvorones

-Estepa, la monumental ciudad en la cuenca del Guadalquivir (Kuviajes)


-La firma de Cervantes en Estepa. ABC

-La Ruta de los Olores

-Visita cultural cofrade a Estepa (Blog Las Aguas)

COLABORA CON EL BLOG

Nos gustaría saber:

-Datos de la restauración de Pérez Conde a la Virgen del Valle en 1991 y procedencia de la talla mariana cuando fue adquirida.

-¿Quién fue Jacinto Calsina, escultor de Mª Stma. de la Esperanza?

-¿Quién hizo a Mª Stma. de la Amargura, San Juan Evangelista y María Magdalena de la Hermandad del Calvario tras la Guerra Civil?

-Adquisición de Jesús Cautivo en los años 50 del siglo XX.

-Localización de los retablos de la desaparecida Ermita de la Concepción: retablo mayor del templo, retablo del lienzo de la Inmaculada Concepción y retablo de San Fausto.

-Virgen de las Angustias: José de Medina o Diego Márquez.

-Obras realizadas por Manuel Escamilla Cabezas (s. XX).

-Obras realizadas por Antonio Gavira Alba (s. XX)

-Historia del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Estepa

Nos gustaría encontrar:

-Fotografías de la visita de Nuestro Padre Jesús al Convento de Santa Clara en 1995.

-Fotografías de la salida extraordinaria de Mª Stma. de los Dolores de San Pedro en 2001.

-Fotografías de la salida extraordinaria de San Pedro Apóstol por los 50 años de la refundación de la Hermandad en 2003.

-Fotografías del traslado cuaresmal del Stmo. Cristo de las Penas a la Iglesia de la Asunción.

-Cartel conmemorativo del 50 aniversario de la Hermandad de las Angustias.

-Cartel conmemorativo del 50 aniversario de la Hermandad de los Estudiantes

-Cartel conmemorativo del 350 aniversario del Juramento a la Inmaculada Concepción de María (Hdad. San Pedro)

-Fotografías e información de la exposición "Las devociones populares en las colecciones privadas estepeñas"

-Fotografías de los retablos de la Iglesia de la Victoria que se encuentran en:

-Retablo Mayor (Iglesia de Santiago-Herrera)
-Retablo de San Francisco de Paula (Iglesia de la Encarnación-Casariche)
-Retablo de Ntra. Sra. de los Dolores (Iglesia de Santiago- Puente Genil)
-Retablo Virgen de las Angustias (Iglesia de Santiago – Puente Genil)
-Retablo de San Francisco de Sales (Iglesia de Santiago – Puente Genil)
-Retablo de Jesús Nazareno (Iglesia de Omnium Sanctorum – Sevilla)
-Retablo Ntra. Sra. de la Candelaria (Puebla de Cazalla)
-Retablo de Santa Lucía (Iglesia del Socorro – Badolatosa)
-Retablo de San Blas (Iglesia del Rosario – El Rubio)
-Púlpito de la Iglesia (Iglesia del Corpus Christi – Sevilla)

HORARIO DE MISAS

HORARIO DE MISAS

EQUIPO DE PRIOSTÍA

EQUIPO DE PRIOSTÍA
devocionesdeestepa@gmail.com
“La Cultura debe considerarse como el bien común de cada pueblo, la expedición de su dignidad, libertad y creatividad, el testimonio de un camino histórico. En concreto, sólo desde dentro y a través de la cultura, la fe cristiana llega a hacerse histórica y creadora de historia.”

Juan Pablo II Exhortación Apostólica, “Christifidelis laici”

Estamos también en

Estamos también en
Visita nuestro blog en Cofrades

Síguenos en

Y en

Y en

Google+ Followers

Amigos Cofrades

CONTADOR