20/1/19

LA ESCUELA ESCULTÓRICA ANTEQUERANA

En la ciudad de Antequera se desarrolló un ambiente humanístico propenso a la intelectualidad, paralelo a la Cátedra de Gramática de la ciudad, que tuvo su fiel reflejo en el arte y en los artistas locales. El desarrollo económico de la ciudad, unido al clima espiritual e intelectual, fue básico para el fomento desde mediados del siglo XVI tanto del arte local como de los artistas locales.

En la segunda mitad del siglo XVI, Antequera vive una singular expansión demográfica y urbana, paralela al asentamiento de un número elevado de órdenes religiosas, tanto masculinas como femeninas, que construirán sus conventos, y a lo que se añadirán los beaterios, santuarios, ermitas, parroquias y por supuesto la institución de la Real Colegiata erigida en la Iglesia de Santa María la Mayor. Simultáneamente, se llegarán a erigir hasta un total de setenta y ocho hermandades y cofradías, auspiciadas en su gran mayoría por las distintas órdenes conventuales. En el ámbito civil, la nobleza, muy apegada a la tierra y con un importante patrimonio rústico, elevará sus casas solariegas y palacetes en las principales calles de la ciudad. Este crecimiento desembocará en el establecimiento en la ciudad de una Escuela de Dibujo y posteriormente en una Academia de Nobles Artes, auspiciada en su día por los corregidores y que servirá para encausar la formación de escultores y pintores.

La ciudad satisfizo la demanda de las órdenes religiosas, hermandades, clero secular, instituciones civiles y particulares a través de una producción desarrollada en la propia ciudad, lo cual explica el temprano desarrollo de los talleres locales: escultores, pintores, plateros, bordadores, entalladores, estuquistas, tejedores, etc. Las manifestaciones se extiendan prácticamente desde la reconquista hasta el siglo XIX, destacando especialmente el arte de la plata, la escultura y, en menor medida, la pintura.

La Antequera de los siglos XVI y XVII vivió un acelerado proceso constructivo, mientras que la del XVIII se dedicó a ornamentar las obras ya construidas y las nuevas. Iglesias, conventos, palacios y casas se convirtieron en el espejo de una población con unos profundos valores devocionales. En todo ello, decoración y amueblamiento, influyeron decididamente la amplia nobleza local y clero, que conjuntamente levantaron la “ciudad conventual” que se ganó el apelativo de “barroca”. La mayoría de estas manifestaciones artísticas lo hicieron de manos de artistas locales, o de individuos que allí se asentaron, y alguno que estuvo de paso.

Las características particulares de una escuela nos permiten reconocer inmediatamente una pieza como producto de aquellos talleres, que además podemos periodizar en el tiempo. La ciudad de Antequera es un caso especial como encrucijada de influencias, situada entre Granada y Sevilla y cercana a Málaga, pero capaz de desarrollar una personalidad propia que le permite constituirse como escuela artística. La historiografía de la escultura antequerana reciente ha puesto de manifiesto la importancia de un buen número de maestros antequeranos, destacando sobre ellos la calidad de ejecución de sus obras y los acabados de las mismas, así como la personalidad estilística que presentan.

La escuela se caracteriza por el predominio absoluto de la escultura religiosa en madera, que solía ser policromadas y estofadas. El ciclo de la pasión queda bien representado, prácticamente en todas las épocas, así como el de las Dolorosas y los Niños Jesús. Los santos ocupan un lugar preponderante, especialmente los vinculados con las diferentes órdenes religiosas que se asentaron en la ciudad. En un segundo lugar encontramos esculturas en barro para ornamentar fachadas y en piedra para obras de pequeño formato. No existe en la ciudad ni retratos ni monumentos funerarios ni escultura pública entre los siglos XV al XIX.

La escuela de escultura antequerana es una escuela clásica, contenida, con un marcado gusto por la frontalidad, con composiciones cerradas y perfectamente definidas. Se huye de los paños aireados, ya sean en ropas, purezas o mantos de la Virgen y santos; son angulosos y casi geométricos. En cierta manera, son ficticios e imposibles con respecto a la anatomía, y se prestan, en el siglo XVIII, a los alardes técnicos. Los cuerpos suelen ser lánguidos, alargados y bien trabajados, sin alardes anatómicos.

La escuela de escultores propios de la ciudad se mantuvo desde el siglo XVI al XIX, conservándose muchas de sus obras y además los documentos que la atestiguan. La escultura antequerana del siglo XVI supone una amalgama de escultores de procedencias y naturalezas artísticas divergentes, que intentaron ubicar sus talleres en la ciudad: castellanos, franceses, sevillanos o granadinos. En ellos convergieron diversos estilos: gótico, renacentistas, romanistas y manieristas. El círculo imaginero local surge en el último cuarto del siglo XVI, formado por Diego de Vega, Juan Vázquez de Vega, Andrés de Iriarte, Juan de Montes, Baltasar López, Luis de Haya o Antonio de Osuna; pintores policromadores como Antonio Mohedano, José Hernández, Gabriel Ortiz, y dos buenos ensambladores: Juan Marcos y Alonso de Alamilla. Presentan personalidad propia diferenciadora de la sevillana y granadina, aunque partan de una misma conciencia artística. De especial trascendencia son las propuestas de crucificados de José Hernández y Diego de Vega, cuyos modelos son totalmente opuestos. Se definen en el manierismo y luego se desarrollan en distintas evoluciones y crecimientos durante el siglo XVII para diluirse en la centuria dieciochesca. Serán los precursores de la escuela escultórica antequerana.

1. José Hernández: Su actividad data del último cuarto del siglo XVI y los primeros años del siglo XVII, acreditado como pintor y escultor. Policromó un San Francisco realizado por Luis de Haya y realizó un San Roque para la cofradía de la Soledad de Antequera. Junto con el escultor Andrés de Iriarte, en 1591, se compromete a realizar un San Blas Obispo para Estepa. Su obra cumbre es el Crucificado de la Paz de la Iglesia del Carmen de Antequera, encargado en 1592 por doña Isabel de Narváez. Se relaciona también el Cristo de la Salud y de las Aguas, hacia 1590.

(Cristo de la Paz, 1592, y Cristo de la Salud y de las Aguas, 1590)

2. Diego de Vega: Fue un escultor plenamente manierista, rompe con el concepto de belleza clásica y proporcionada, creando figuras alargadas y lánguidas, con una característica línea serpenteante. Sus policromías se caracterizan por colores lechosos, verdes y grisáceos. Suele aplicar estopas sobre un color plano, en tonos verdosos. Realizó retablos, relieves y esculturas exentas, destacando los santos, Cristos y Vírgenes. Realizó en 1577 para Archidona un Crucificado, una Dolorosa (La Soledad) y un sepulcro; en 1581 para la cofradía del Dulce Nombre de Jesús de Antequera realizó la imagen del Nazareno y se le atribuye la antigua titular de la cofradía, la Virgen del Socorro; en 1582 realizó el Crucificado de la cofradía del Santo Crucifijo de Antequera, conocido como Cristo de la Buena Muerte, y en ese mismo año realiza para La Roda un San Sebastián y un Santiago. Se le atribuye el Cristo flagelado de Archidona y el de Guadix, el Nazareno de la Sangre de San Zoilo de Antequera y el de Archidona. (Ver más aquí)

Cristo de la Buena Muerte

 Cristo flagelado de Archidona y Guadix

Nazareno del Dulce Nombre, de la Sangre y Archidona
Cristo del Santo Entierro de Archidona
 Virgen de la Soledad de Archidona y Virgen del Socorro de Antequera


3. Juan Vázquez de Vega (1549-hacia 1599): De origen lucentino, ejerció como policromador de esculturas, acompañando al pintor Antonio Mohedano, especialmente en obras de Pablo de Rojas. Realizó en 1578 el ciborio de San Pedro de Antequera; en 1586 realizó un San Roque y en 1587 la Virgen del Rosario para la iglesia de San Agustín de Antequera; ese mismo año realiza un Santo Domingo y en 1588 una imagen de la Virgen del Rosario para Teba. Realiza también un Cristo Resucitado para Campillos. (Ver más aquí)


4. Andrés de Iriarte (¿?-160). Casó con la hermana del escultor Juan Bautista del Castillo y compró una casa a José Hernández en 1601. Policromó obras de Juan Vázquez de Vega. En 1592 realiza un Cristo Resucitado para la iglesia del Carmen de Antequera y en 1600 la Virgen del Rosario de la iglesia de los Remedios de Antequera.


En el siglo XVII se levantó la ciudad conventual, edificios que se ornamentarían en la centuria inmediatamente posterior. Es en esta época cuando se produce la mayor llegada de obras foráneas de la ciudad, con destino al interior de las clausuras, por lo que no se produjo un impacto en el arte local. Obras de Gaspar Nuñez Delgado, Pedro de Mena, Miguel de Zayas, Pedro Nieto, José de Mora, Pedro Roldán, la Roldana, Pedro Duque Cornejo, Nicolás Fumo, Risueño o Salzillo se conservan en los conventos de la ciudad.

Del siglo XVII podemos destacar de los talleres antequeranos a los Castillo, Juan Bautista del Castillo (1581-1657) y Antonio del Castillo (1635-1704), y a Jerónimo Brenes y Gabriel Ortiz del Vargas.

5. Juan Bautista del Castillo (1581-1657): Influenciado por las grandes figuras del manierismo de su ciudad y conocedor de la obra de Juan Martínez Montañez, en cuyo taller podía haberse formado. Sus figuras son rotundas, pesadas y monumentales, con cabezas y anatomías vigorosas, altamente expresivas. Los cuerpos, sin embargo, se acercan a la estela romanista del siglo XVI. En 1618 realizó el Juan de la iglesia de San Juan Bautista de Antequera. Participó en la fundación de la cofradía del Cristo de las Penas de la iglesia de San Pedro, para la cual realizó la imagen del Cristo de las Penas en 1652, la Virgen del Consuelo en 1653, un Cristo de la Columna que se conserva en Fuengirola y la imagen de un San Pedro. Se le atribuye además el Jesús de las Penas de la Iglesia del Carmen de Antequera y el Cristo Cautivo del Valle de Abdalajís. (Ver más aquí)



6. Jerónimo Brenes: Trabajó en diversas obras de principios del siglo XVII y colaboró con otros escultores de la época. De su obra destaca la Virgen de la Vera Cruz, de la cofradía de los Estudiantes de Antequera, realizada en 1613 y policromada en 1614, por el pintor Gabriel Ortiz del Vargas.


7. Gabriel Ortiz del Vargas: Nació a finales del XVI y falleció en 1635. En 1609 le aplica nueva policromía al Cristo yacente de Antequera y en 1635 realiza el trono procesional para la Cofradía del Santo Crucifijo. Realizó además un Niño Jesús para Ubrique.

8. Antonio del Castillo (1635-1704): Hijo de Juan Bautista del Castillo en su tercer matrimonio con María Carrillo. Fue bautizado en la parroquia de San Pedro. Aprendió el oficio en el taller paterno y al alcanzar la maestría, recibió discípulos en su taller como Gaspar Correa. Fue clérigo de las órdenes menores. Antonio del Castillo trabajó en los oficios de entallador y escultor. De sus obras destaca sus Nazarenos, conservados en Benamejí, Iznájar (1702) y Alamedinilla; y sus imágenes de la Virgen como la Dolorosa del Museo de las Descalzas o la Inmaculada del convento de Capuchinos, realizada en 1697. Como entallador realizó peanas o triunfos procesionales, destacando el de la Virgen de la Paz de 1682. (Ver más aquí)

 (Dolorosa del Museo de las Descalzas de Antequera y Nazareno de Iznájar)

El siglo XVIII es la época dorada de la escuela escultórica antequerana. La ciudad se convirtió en centro exportador de esculturas, retablos, peanas, andas, etc. El panorama artístico es amplísimo, y podemos hablar de multitud de piezas esculpidas y documentada por los maestros antequeranos. Andrés de Carvajal, Francisco de Medina, José de Medina, José Palomo Diego, Antonio Palomo, Diego Márquez y Vega, Miguel Rodríguez Guerreo, Francisco Morales, Francisco Maestre, Francisco de Rueda, José Atenzia, José Ramos Pardo, Francisco Fernández, los Rivera, los Primo, Miguel y Francisco Asensio; la segunda generación con Miguel Márquez y Joaquín María de Carvajal y la tercera generación con José de Carvajal y Joaquín Márquez.

9. Los Asensio: Esta familia se compone de los hermanos Miguel y Francisco Asensio Carrizo, y el hijo de Miguel, Bernardo Asensio. Francisco Asensio realizó la yesería de la nave y bóvedas del convento de Belén de Antequera en 1704. Miguel realizó la carpintería de San Juan de Dios y en 1721 realiza el templete para la Virgen de los Remedios. Bernando realiza un trono para la Hermandad de Jesús Nazareno de Écija y la caja del órgano de la colegiata de San Sebastián en 1734.
 
Convento de Belén de Antequera
10. Andrés de Carvajal (1709-1774): Nació en 1709 en Fondón, en la Alpujarra almeriense, hijo de Antonio de Carvajal, sastre, y Teresa de Campos. Tuvo cuatro hermanos y en la década de los 20 ya estaba afincado en Antequera. Entre 1731 y 1739 vive en Granada, donde se trasladó con su madre y hermano tras la muerte de su padre. Durante su etapa granadina, pudo trabajar como oficial en los talleres de los Mora. En 1738 autoriza a su hermano José a disponer y vender los bienes familiares granadinos. En 1755 contrae matrimonio con María Magdalena Talavera y Cueto, con la que tuvo un hijo, Miguel María de Carvajal, en 1757, que sería también escultor. Fue enterrado en la capilla de la Virgen del Rosario en Santo Domingo, para donde realizó los relieves de la capilla.

Andrés de Carvajal es una de las figuras más importantes y brillantes del panorama escultórico antequerano hasta el tercer tercio del siglo XVIII. Carvajal realiza un trabajo bien detallado, buscado en las texturas y la encarnación, venas, arrugas, perfiles, etc. Destaca su policromía, sus estofados y el movimiento de sus vestiduras. Realizó un gran número de santos: San José, Santiago, Santa Catalina, Santa Eufemia o San Juan Bautista; y numerosas obras pasionarias. Podemos citar como ejemplo de sus obras la Virgen de los Ángeles de la Iglesia de los Remedios o la Virgen del Mayor Dolor, Magdalena Penitente y Cristo del Mayor Dolor (1771) de la colegiata de San Sebastián. (Ver más aquí y aquí)




11. Francisco de Medina: Realizó el Nazareno y la Dolorosa de la hermandad del Santo Cristo de la Vía Sacra de Antequera en 1741. (Ver aquí)

12. Diego Márquez y Vega (1724-1791): Fue escultor antequerano y patriarca de una familia de escultores. Su hijo Miguel Márquez (1767-1826) y su nieto Joaquín Márquez Angulo (1803-1869) siguieron manteniendo el taller familiar. Pudo haberse formado en el taller de Francisco de Medina y conocía bien la obra de los escultores antequeranos que le precedieron, en especial José Hernández y Juan Bautista del Castillo. La producción documentada de Diego Márquez es amplísima. Trabajó gran variedad de tipos iconográficos, entre los que destacan el santoral, el ciclo de la Pasión y las imágenes de la Virgen, en sus dos versiones, Gloriosas y Dolorosas. Realizó relieves, y fue llamado para participar en la decoración de diversos camarines. Trabajó la madera, el barro y la piedra. Destaca la policromía de los estafados, de radiante espectacularidad. En su producción se percibe una evolución del barroco-rococó a un estilo manifiestamente clásico, que se produce hacia 1769. De su obra destacan sus Crucificados y sus Dolorosas, como el Stmo. Cristo del Amor de Estepa, la Virgen de los Afligidos de la colegiata de San Sebastián de Antequera o la Virgen del Mayor Dolor del Carmen estepeño. (Ver más aquí)

Virgen de los Afligidos
 13. José de Medina: José de Medina nació en Alhaurín el Grande (Málaga) el 2 de Agosto de 1709. Su infancia recorre por Mijas y Málaga, donde aprende el arte de la talla y es influenciado por la escuela granadina. En 1729 se traslada a Jaén para trabajar en la Catedral. Se casa al año siguiente con Dña. Juana Feliciana Moreno, con la que tuvo ocho hijos. Colaboró con la familia antequerana de los Primo en la realización de retablos como los que se encuentran en Estepa, Antequera o Lucena. Falleció en Jaén el 21 de abril de 1783 siendo sepultado en la bóveda de la Capilla de Nuestra Señora del Sagrario, de la parroquia desaparecida de Santiago. Podemos destacar de sus obras las imágenes y ángeles para el retablo de Ntra. Sra. de los Remedios de Estepa, las del retablo de Ntra. Sra. del Carmen de Antequera o las de la capilla del Sagrario de la parroquia de San Mateo de Lucena. Dentro de sus obras pasionistas mencionamos al Cristo de la Expiración y la Virgen de los Dolores de Jaén. (Ver más aquí)


(Cristo de la Expiración y Virgen de los Dolores, Jaén)

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, los talleres antequeranos siguen funcionando a buen ritmo, realizándose nuevas imágenes procesionales y, a la vez, anotándose un número elevado de restauraciones de imágenes.

14. Miguel María de Carvajal (1757-1818): Hijo de Andrés de Carvajal, fue bautizado en la parroquia de San Sebastián. En 1784 se casó con Juana Aguilar, con la que tuvo cuatro hijos. Fue profesor de dibujo en la Academia de Nobles Artes de Antequera, y además trabajó como escultor, grabador, pintor, dorador, restaurador, etc. (Ver más aquí)

Cristo del Perdón, Antequera (desaparecido)

15. Miguel Márquez (1767-1826): Hijo de Diego Márquez y Juana García Fernández, bautizado en la colegiata de San Sebastián, como Miguel José María de los Dolores. En 1802 se casó con Francisca de Sales Angulo y Bordás. Miguel se formó en el taller paterno, continuando con el oficio familiar tras la muerte de su padre en 1791. Miguel continuó las formulas y tipos de su padre pero evolucionó hacia el neoclasicismo. De su producción destacan sus Dolorosas, como la Dolorosa de San Agustín de 1796, la Virgen de la Paz de 1815 o la Dolorosa Servita de 1817. Para el convento de los Trinitarios realizó las imágenes de San Cayetano en 1819, San Juan Bautista de la Concepción y la Glorificación de San Cayetano en 1818. Miguel Márquez fue además un destacado restaurador y por sus manos pasaron la Virgen del Socorro en 1792, la Quinta Angustia de la iglesia del Carmen en 1817, la Virgen de los Remedios antequerana en 1816, y la Virgen de los Remedios de Estepa. Su hijo José de Carvajal (1801-1847) continuó con el taller familiar. (Ver más aquí)

 (Virgen del Mayor Dolor en su Soledad - San Agustín, y Virgen de los Dolores Servitas)

Virgen de la Paz
De gran trascendencia para la escuela antequerana, será también el arte de los yesos o estuquistas que se encuentran en los camarines o las bóvedas de los templos y escaleras, donde se desarrollan complejos programas iconográficos relacionados con la Virgen y el Santo Rosario, que incluyen letanías y escenas de la vida de la Virgen. Los retablos en madera realizados en Antequera están de igual manera marcados por una personalidad propia, caracterizada por el nuevo lenguaje de la escuela a partir del siglo XVIII. Previo a estos retablos, se perpetúan los modelos del retablo manierista, como el de Toribio Sánchez Calvo en 1649 para la iglesia de San Juan Bautista, y los retablos con columnas salomónicas de la segunda mitad del siglo XVII y primeros años del XVIII. A lo largo del siglo XVIII el retablo antequerano tiene su periodo de esplendor, evolucionado de modelos barrocos, rococó a neoclásicos.

1. Los Ribera: fueron una familia de escultores, entalladores y estuquistas, difusores del modelo con estípites en la ciudad. Realizaron importantes retablos y obras en estuco, especialmente concebida para camarines y espacios cerrados. Entre 1712 y 1716 realizan las yeserías de la cúpula de la iglesia de San Juan de Dios de Antequera, en 1722 las yeserías del santuario de Araceli y en 1725 las yeserías del camarín de la Virgen del Socorro. En 1720 realizan el retablo de San José para la iglesia de la Victoria. En 1725 los retablos para el colegio de Santa María de Jesús y el retablo de la Virgen del Rosario de la iglesia de Santo Domingo. Para Estepa, realiza los retablos de San Miguel y San Juan Bautista de la iglesia de Santa Clara en 1715. (Ver más aquí)

Iglesia de San Juan de Dios
2. Los Primo: Mateo Primo fue el primogénito, continuando con el taller sus hijos Antonio Primo y Francisco Primo. El obrador paterno trabajó para una gran variedad de poblaciones: Alcalá la Real, Priego, Montilla, Baena, Andújar, etc. Hacia 1740 la familia llega a Antequera para trabajar en el retablo del Carmen antequerano, después de trabajar en el de Lucena de la misma orden. Los Primo fueron precursores de uso de la rocalla en sus retablos y trabajaron junto a los escultores antequeranos en la imaginería de sus retablos. Andrés de Carvajal, José de Medina y Diego Márquez colaboraron en las obras de su taller. (Ver más aquí)

Iglesia del Carmen

3. Antonio Palomo Páez de Cañete: Maestro del retablo plenamente rococó en Antequera y finalmente asume los preceptos del clasicismo. Destaca el retablo mayor de la iglesia de San Zoilo o el de la Encarnación, de Antequera. (Ver más aquí)

Iglesia de San Zoilo
Iglesia de la Encarnación
Artículos y obras consultadas:
-La autarquía artística de una ciudad: historia de la escultura barroca antequerana. Exégesis de una escuela. Fernández Paradas, AR. Escultura barroca española. Nuevas lecturas desde los siglos de oro a la sociedad del conocimiento. Escultura barroca andaluza. Vol. II. ExLibric. 2016
-Aproximación al estudio del retablo en Antequera en el siglo XVIII. Camacho Martínez, R. y Romero Benítez, J. Imafronte. 1987, 88, 89
-El círculo escultórico antequerano del siglo XVI. Revista de Estudios Antequeranos, Escalante Jiménez, J. 1993
-Teoría y Práxis del trono antequerano. Estética, diseño y definición de un discurso. Antequera, su Semana Santa. Antequera: ExLibric. Fernández Paradas, AR.
-Noticias de alarifes y escultores del siglo XVIII en Antequera. Muñoz Rojas, JA. Gibralfaro: revista del Instituto de Estudios Malagueños. 1951.
-Estudio comparativo de la policromía aplicada a la escultura exenta en madera de los siglos XV al XVIII en Antequera, Málaga: Motivos ornamentales y técnicas de ejecución. Prado Campos, B. Tesis doctoral, Sevilla: Facultad de Bellas Artes, Departamento de Pintura, 2011.
-Estepa como centro demandante de retablos. La dependencia del entorno durante los siglos XVII y XVIII. Herrera García, FJ. Actas de las III Jornadas sobre Historia de Estepa, Estepa 1998.
-Tendencias de la escultura en Estepa en el siglo XVIII. Recio Mir, Á. Actas del I Congreso Andaluz sobre Patrimonio Histórico, 2009. Cuadernos de Estepa 4, 2014
-El retablo en Antequera durante los siglos XVII y XVIII. Romero Benítez, J. Málaga. Vol. III, 1984.
-La escultura andaluza del siglo XVIII en los círculos orientales. Sánchez López, JA. Actas del I Congreso Andaluz sobre Patrimonio Histórico, 2009. Cuadernos de Estepa 4, 2014
-La familia Primo; retablistas del siglo XVIII en Andalucía. Taylor, R. Imafronte, 1987.
-Ambiente artístico en la Antequera del siglo XVIII: Artistas antequeranos. Camarines antequeranos. Garzón Alonso, R. Madrid, 2000
-El gran taller de la escultura barroca. López, AJ. Diario Sur. 2011
-Especiales: Imaginería antequerana. Fotos Cofrades ATQ. Sarmiento, A. 1999-2017
-La autarquía polícroma barroca antequerana. Padro Campos, B. Las encarnaciones de la escultura policromada. Universidad de Sevilla. 2018
-El legado de la escuela escultórica antequerana en Estepa. Devociones de Estepa. 2019
-José de Medina (1709-1783). Devociones de Estepa. 2011
-Andrés de Carvajal y Campos (1709-1779). Devociones de Estepa. 2019
-Diego Márquez y Vega (1724-1791). Devociones de Estepa. 2019
-Miguel Márquez (1767-1826). Devociones de Estepa. 2019

CARTA DE EDICIÓN

El blog Devociones de Estepa nació en la cuaresma de 2009 y tuvo como motivo de inspiración la oportunidad de dar a conocer la Semana Santa de Estepa a través de los nuevos medios de comunicación. El objetivo principal era recopilar información de las Hermandades y Cofradías de Estepa así como mostrar nuestras tradiciones y costumbres. El blog se definió con carácter divulgativo, y por lo tanto, al carecer de carácter lucrativo, se ha rechazado sistemáticamente toda propuesta económica que hemos recibido. Sólo se ha permitido artículos relacionados con la información cofrade o que tuvieran carácter benéfico.

Para llevar a cabo este trabajo, se inició en el blog la recopilación de artículos que procedían principalmente de los boletines y libros de las Hermandades estepeñas, el
Ayuntamiento de Estepa en sus diversas publicaciones, blogs dedicados a la Historia y Semana Santa de Estepa y por último la información que se daba en las redes sociales. Para acompañar a estos artículos se escogían fotografías que se encontraban en los diferentes medios ya mencionados. Tanto los artículos como las fotografías publicados en estos medios no habían sido realizados para el blog.

Desde el blog se ha trabajado también por la investigación propia y de esta forma se han publicado artículos nuevos de información, a los que se le han dedicado un gran esfuerzo. Siguiendo la misma idea, se han realizados también fotografías propias que no se han firmado, pero que han aparecido tanto en el blog como en nuestra página de Cofrades. La idea del blog siempre ha sido compartir y dar a conocer, por lo que siempre se ha permitido la utilización de estas imágenes y de estos artículos. Sólo los que han llevado a cabo la aventura de crear un blog, pueden reconocer las numerosas horas, esfuerzo e ilusión que se le dedica a un proyecto de estas características, y es por ello por lo que conocemos de primera mano la importancia que para un creador de blog tienen los contenidos propios que ha realizado. Por eso, queremos disculparnos con aquellas personas que se hayan sentido ofendidas por la publicación de sus trabajos y retiraremos aquellos trabajos que no quieran que aparezcan en este blog. Sólo indicar que el blog no llega a asumir la autoría de estas fotografías y artículos, y que por lo tanto se expresa su autor o autores al final de cada artículo.

De igual manera, queremos mostrar nuestra gratitud a todas las personas que se han puesto en contacto con el blog para publicar sus artículos y fotografías. Sabemos la ilusión y confianza que han depositado en el blog y se lo agradecemos enormemente.

ALTAMENTE RECOMENDABLE


-Así fue posible el expolio de España. J. García Calero. ABCdeSevilla. 2012

-El Padre Alfonso: un viejo franciscano muy querido por los estepeños. A. Rodríguez Crujera. Desde la alcazaba. 2012

-Custodia y Cruz Parroquial. Apuntes para la historia. Blog de Antonio Solís González. 2012

-450 aniversario de la fundación del Convento de la Victoria de Estepa. A. Rodríguez Crujera. Desde la Alcazaba. 2012

-Una vieja tradición en Estepa, Las Cruces de Piedra. A. Rodríguez Crujera. Desde la Alcazaba. 2012

-Entrevista a "Pepe Romero". La Voz Cofrade de Osuna. 2011

-El milagro del Niño Jesús de Estepa. F. Cabanillas. El Correo de Andalucía. 2018

-Cuando el Niño Dios se pierde por las calles. JP Lendínez Padilla. Simplemente Capillita. 2010


-El Niño Jesús de Praga. Origen e iconografía. La Hornacina.

-"Al salir fuera Pedro lloró" en Estepa. JP Lendínez Padilla. Simplemente Capillita. 2010

-El gallo canta en Estepa. Reliquias de la Provincia. Diego J. Geniz. El Palquillo. Diario de Sevilla. 2018
-La huella de la Reconquista en la provincia. N. Ortiz. ABCdeSevilla. 2018

-Don Lorenzo Suárez de Figueroa (I) (II) (III) A. Rodríguez Crujera. Desde la Alcazaba. 2010

-La Torre del Homenaje del Castillo de Estepa (I) (II) A. Rodríguez Crujera. Desde la Alcazaba. 2010

-Jesús de la Salud de Lora de Estepa. Jaime Muñoz. El zoom de Monet. 2009

-Burguillos Viajero: Estepa (I) y (II). J. Velázquez. 2010

-La firma de Cervantes en Estepa. A. Mallado. ABCdeSevilla. 2014

COLABORA CON EL BLOG

Nos gustaría saber:

-Datos de la restauración de Pérez Conde a la Virgen del Valle en 1991 y procedencia de la talla mariana cuando fue adquirida.

-¿Quién fue Jacinto Calsina, escultor de Mª Stma. de la Esperanza?

-¿Quién hizo a Mª Stma. de la Amargura, San Juan Evangelista y María Magdalena de la Hermandad del Calvario tras la Guerra Civil?

-Adquisición de Jesús Cautivo en los años 50 del siglo XX.

-Localización de los retablos de la desaparecida Ermita de la Concepción: retablo mayor del templo, retablo del lienzo de la Inmaculada Concepción y retablo de San Fausto.

-Virgen de las Angustias: José de Medina o Diego Márquez.

-Obras realizadas por Manuel Escamilla Cabezas (s. XX).

-Obras realizadas por Antonio Gavira Alba (s. XX)

-Historia del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Estepa

Nos gustaría encontrar:

-Fotografías de la visita de Nuestro Padre Jesús al Convento de Santa Clara en 1995.

-Fotografías de la salida extraordinaria de Mª Stma. de los Dolores de San Pedro en 2001.

-Fotografías de la salida extraordinaria de San Pedro Apóstol por los 50 años de la refundación de la Hermandad en 2003.

-Fotografías del traslado cuaresmal del Stmo. Cristo de las Penas a la Iglesia de la Asunción.

-Cartel conmemorativo del 50 aniversario de la Hermandad de las Angustias.

-Cartel conmemorativo del 50 aniversario de la Hermandad de los Estudiantes

-Cartel conmemorativo del 350 aniversario del Juramento a la Inmaculada Concepción de María (Hdad. San Pedro)

-Fotografías e información de la exposición "Las devociones populares en las colecciones privadas estepeñas"

-Fotografías de los retablos de la Iglesia de la Victoria que se encuentran en:

-Retablo Mayor (Iglesia de Santiago-Herrera)
-Retablo de San Francisco de Paula (Iglesia de la Encarnación-Casariche)
-Retablo de Ntra. Sra. de los Dolores (Iglesia de Santiago- Puente Genil)
-Retablo Virgen de las Angustias (Iglesia de Santiago – Puente Genil)
-Retablo de San Francisco de Sales (Iglesia de Santiago – Puente Genil)
-Retablo de Jesús Nazareno (Iglesia de Omnium Sanctorum – Sevilla)
-Retablo Ntra. Sra. de la Candelaria (Puebla de Cazalla)
-Retablo de Santa Lucía (Iglesia del Socorro – Badolatosa)
-Retablo de San Blas (Iglesia del Rosario – El Rubio)
-Púlpito de la Iglesia (Iglesia del Corpus Christi – Sevilla)

HORARIO DE MISAS

HORARIO DE MISAS

INFORMACIÓN TURÍSTICA

Torre Ochavada-Cerro de San Cristóbal:
-Lunes a Viernes: 9:30 h a 14:00 h; 16:00 a 18:30 h
-Festivos y fines de semana: Abre a las 10:00 h
Tlf: 955 914 704; turismo@estepa.es; turismoestepa1@gmail.com

Oficina Municipal de Turismo-Ayto de Estepa:
-Lunes a Viernes: 7:30 h a 15:00 h
Tlf: 955 912 717, extensión 526

Punto de la Estación de Autobuses:
-Festivos y fines de semana: 10:00 h a 14:30 h y de 16:30 h a 18:30 h.

Proyecto de Cáritas Estepa:
-Horario de apertura de las iglesias a los fieles

EQUIPO DE PRIOSTÍA

EQUIPO DE PRIOSTÍA
devocionesdeestepa@gmail.com
“La Cultura debe considerarse como el bien común de cada pueblo, la expedición de su dignidad, libertad y creatividad, el testimonio de un camino histórico. En concreto, sólo desde dentro y a través de la cultura, la fe cristiana llega a hacerse histórica y creadora de historia.”

Juan Pablo II Exhortación Apostólica, “Christifidelis laici”

Estamos también en

Estamos también en
Visita nuestro blog en Cofrades

Síguenos en

Y en

Y en

Amigos Cofrades

CONTADOR