24/6/11

LAS LÁGRIMAS DE SAN PEDRO. APROXIMACIÓN A LA FIGURA DE SAN PEDRO.


Los Evangelios son una caja de sorpresas. Una de ellas, y no la más pequeña, las negaciones de Pedro. Y la sorpresa es doble, porque sólo las escenas que la Iglesia primitiva consideraba de primera importancia, son narradas por los cuatro Evangelios, como lo lógico hubiera sido lo contrario: que los evangelistas no narraran la hora más negra de su Jefe. Tenían mil razones para ello: la necesidad de defender el prestigio de la autoridad, el hecho de que las negaciones de Pedro en el conjunto de la Pasión de Jesús son una mera anécdota, el temor a la incomprensión de los no cristianos, la lógica vergüenza de abrir la Historia de la Iglesia con un Papa cobarde y traidor. Y, sin embargo, lo cuentan los cuatro evangelistas, y con una amplitud relativamente desproporcionada para tal anécdota.

Hay personas que ven en los relatos evangélicos afanes mitificadotes y exaltadores. Tendrían que detenerse a considerar que los evangelios jamás disimulan la torpe pasta sobre la que la Iglesia fue construida, los fallos, las incomprensiones de los primeros apóstoles. Tal vez porque, como buenos teólogos, saben subrayar que es la Gracia de Jesús la que construye.

Y sobre todo, tratándose de las lágrimas de Pedro, porque piensan que tales lágrimas del arrepentido son mucho más importantes que las lágrimas del acobardado. O quizás porque Pedro contaba a todo el que quería escucharle, su hora negra, que es, sin embargo, en su amor y desamor, lo que mejor define su persona.

Pedro era, según lo conocía Jesús, un diamante en bruto. Su cultura no iba mucho más lejos de lo que los niños aprendían en la Sinagoga. Que era un hombre inquieto sobre la marcha del mundo, lo prueba el hecho de que se hubiera desplazado de Galilea a Judea para oír a Juan el Bautista. Era uno de tantos judíos que presentían que algo está a punto de suceder. “Algo”. Y ciertas instituciones profundas del alma nunca suelen fallar.

Su carácter era una confusa mezcla de audacia y cobardía: o mejor, era alguien que podía pasar en cuestión de segundos de la audacia a la cobardía. Era un radical, enemigo de las medias tintas, y ponía al servicio de este extremismo una violencia típica de los Galileos y de su oficio de pescador.

Le veremos echarse a nadar sobre el agua porque Jesús se lo manda y un minuto después gritar aterrado pedir auxilio porque se hunde en el agua. Le oiremos proclamar convencido que Jesús es el Hijo de Dios vivo (Mt 16, 16), que sólo Jesús tiene Palabras de Vida Eterna (Jn 6, 79-70), y pocos días más tarde le veremos casi insubordinándose cuando Jesús anuncia su Pasión, riñendo a su Maestro, diciéndole que esas palabras no se realizarían jamás. (Mt 16, 23). Se escandaliza ante la idea de que Jesús le lave los pies porque ése era oficio de esclavos, no de su Maestro, y tras una simple explicación de Jesús, gritará que no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza. Oiremos en la Última Cena sus protestas más tajantes de fidelidad, y unas horas más tarde, se dormirá en el Huerto de los Olivos. Le veremos empuñar virilmente la espada y agredir a uno de los soldados del pontífice y quedarse luego tan aterrado como los demás, cuando cogen preso al Maestro y se lo llevan. Es tan audaz y atrevido que se mete en la boca del lobo, en el patio del sumo sacerdote, mezclado con los soldados enemigos que han hecho prisionero a su Maestro, y se vendrá abajo como una torre de naipes con la simple mirada de una mujer.

Este es Pedro, alguien tan parecido a nosotros como para no conocerlo y comprenderlo.

Pedro pertenecía a este grupo de personas que tienen una gran estima de si mismos, pero una imagen no de autoestima, ni negativa, sino aureolada.

Las personas que viven de su imagen aureolada, no ven más que sus aspectos positivos y son incapaces de aceptar los aspectos negativos de su personalidad y de sus comportamientos. Viven apoyados en una falsa imagen de si mismos. Sencillamente no se conocen.

A la luz de estos principios comencemos a leer el drama de Pedro.


Entonces Jesús les dijo:

“Todos vais a fallar por mi causa esta noche, Heriré al Pastor, y se dispersarán las ovejas del rebaño. Pero después de resucitar iré con vosotros a Galilea”.

Pedro le respondió:

“Aunque todos te fallen por causa tuya, yo no fallaré”.

Jesús le dijo:

“Te aseguro que esta misma noche, antes del que el gallo cante, me habrás negado tres veces”

Pedro le explicó:

“Aunque tenga que morir contigo, no te negaré” (Mt 26, 31-35)


Pedro cree conocerse a si mismo hasta el hondón más profundo de su ser. A sus propios ojos. Aparece como un hombre de cuerpo entero, generoso, honesto en sus palabras, valiente, viril, fiel a Jesús incluso hasta la muerte.

Pero Pedro, al hablar de su muerte, está pensando en una muerte heroica, gloriosa. Morir con la espada en la mano, morir como los Macabeos, aquellos héroes nacionales judíos que murieron patrióticamente defendiendo a su pueblo contra los invasores paganos a las órdenes del rey Antíoco.

Hasta ahí llega Pedro, acepta la muerte heroica, pero no acepta morir como su Maestro: humillado, en silencio, siendo objeto de burla. Ni se conoce a si mismo, ni conoce al Maestro. Veámoslo.

En esto llegó Judas, uno de los Doce, con un tropel de gentes armados de espadas y palos. Se acercó a Jesús y lo besó. Jesús no reacciona como Pedro esperaba, sino que le dice:

“Amigo, ¿a esto has venido?”

Luego lo arrestan. Echaron mano a Jesús y lo prendieron (Mt 26, 49-50).


Pedro es de sangre caliente, arrebatado, que ponía el corazón en todo lo que hacía referencia a Jesús. Quiere llevar hasta sus últimas consecuencias la veracidad de sus palabras. No lo pensó dos veces. El maestro estaba en peligro. Le hirvió la sangre. Ha dicho que morirá como un héroe por su Maestro con la espada en la mano, y desenvaina la espada, y con todo el vigor del viejo lobo de mar que ha robustecido los músculos de sus brazos remando contra corriente, arriando las velas de su barca, guiando con poder el timón en contra de mareas, huracanes o tempestades desatadas, descarga viril un golpe certero sobre la cabeza de Malco, criado del Sumo Sacerdote. A este pobre asalariado le salvó el casco o capacete de acero que cubría su cabeza, porque la espada resbaló y le cortó la oreja.


Pero Jesús ordenó a Pedro:

“Guarda tu espada, pues todos los que empuñan su espada para matar, a espada morirán” (Mt 26, 52)


El maestro desautoriza públicamente a Pedro. No permite que se responda a la violencia con la violencia. Eso equivaldría a entrar en un espiral de consecuencias negativas incalculables.


Pedro ya no entiende nada. Y dejándose llevar de su corazón se pregunta indignado y confuso:

“¿Si quería morir, por qué nos ha llamado a seguirle? Si yo no puedo echar mano de la espada ¿por qué no vienen esas famosas legiones de ángeles, por qué Dios no salva a su Consagrado? ¿por qué se deja aprehender aquí, de noche, como si fuera un malhechor?

Pedro está desconcertado en su identidad. Jesús le acaba de romper la imagen aureolada y heroica que tenía de si mismo. Ya no sabe quién es él, qué tiene que hacer, cuál es su papel en el Reino de Dios. Pero tampoco sabe quién es Jesús.


Se le acercó una criada y le dijo:

“Tú también estabas con Jesús, el galileo”.

Pero el negó ante todos diciendo:

“Mujer, no sé de qué me hablas” (Mt 26, 69-70)
Pedro no es un bellaco, puesto que estaba dispuesto a morir. Ni se deja llevar por el miedo. Habla desde el desconcierto, el desasosiego y la turbación.

Salió después al portal, le vio otra criada y dijo a los que había allí:

“Este andaba con Jesús de Nazaret”

Y por segunda vez negó con juramento:

“Yo no conozco a este hombre” (Mt 26, 71-72)



Es verdad, Jesús se ha convertido para Pedro en un enigma, la imagen que tenía de si mismo y de Jesús está derrumbándose como un castillo abandonado.

“Ya no sé lo que quiere, no sé quién es. Dios siempre interviene a favor del justo. ¿Por qué no interviene ahora a favor de Jesús? ¿Es que no era justo? ¿Nos ha engañado?”

Y en esta maraña de preguntas sin respuestas, desbocado su corazón, jura e impreca contra Jesús. No sabía lo que hacía. Psicológicamente hablando había caído en un estado de confusión mental, es decir de la disminución de la actividad de la conciencia, de una obnubilación, hasta llegar a un estado de estupor.

Pero un rayo de luz comienza a filtrarse, tenue y vigoroso, rompiendo la densidad de su confusión mental. Pedro comienza a pensar ahora de modo totalmente diferente.

“He aquí al hombre de quien yo me serví siempre para tener una posición de privilegio, para cultivar mi imagen personal aureolada ante los discípulos y ante las masas, y que ahora va a morir por mí”.

Se rompe el velo y Pedro comienza a intuir que Dios se revela precisamente en Cristo abofeteado, insultado, negado por él. Y comienza a comprender a Jesús, Pedro hubiera querido morir por su Maestro, pero ahora entiende la vida de otra manera.

“No, mi puesto es dejar que él muera por mí, que sea más bueno, más grande que yo. Quería ser más que él, quería ir siempre por delante de Jesús, precisamente cuando durante toda mi vida no he sido capaz de entender su Misterio. Y ahora en cambio es él quien me ofrece esta vida suya que yo no he comprendido y he rechazado”.


Ante el drama de Pedro surgen dos interrogantes graves: ¿Quién soy yo? ¿Qué imagen tengo de mí mismo? ¿De autoestima, negativa, aureolada? La verdad es ésta.

“Yo no soy lo que creo ser, yo no soy lo que los demás creen que soy, soy lo que Dios ve que soy ahí, en el hondón más hondo de mi ser. Y ¿qué soy ahí?

Hay que tener mucho coraje para mirar sin pestañear la imagen exacta que refleja el espejo de la verdad. Jesús desmonta la idea de un “Mesías socio-político-religioso” que rondaba la cabeza de Pedro, lo mismo que la de sus coetáneos. Pero también desmonta la idea de un Mesías que salva desde fuera. No; Jesús salva desde dentro, dándolo todo, dándose todo. Desde el amor crucificado.

¡Qué difícil nos resulta dejar a Dios ser Dios en nuestra vida, dejarnos salvar! Nos parecemos al niño chico que se ha levantado enfurruñado y que la madre intenta arreglarlo, lo que hace ella peinándolo con las dos manos, el niño lo deshace con una. Somos así.

A Pedro lo salvó el amor paciente de su Maestro, y es que a la postre sólo nos salva el amor.

¡Por favor!, abre los oídos y los ojos: “¡Porque cada minuto que cierras los ojos, pierdes sesenta segundos de luz… de su Luz!”

Prudencio López Arróniz
Padre Redentorista

CARTA DE EDICIÓN

El blog Devociones de Estepa nació en la cuaresma de 2009 y tuvo como motivo de inspiración la oportunidad de dar a conocer la Semana Santa de Estepa a través de los nuevos medios de comunicación. El objetivo principal era recopilar información de las Hermandades y Cofradías de Estepa así como mostrar nuestras tradiciones y costumbres. El blog se definió con carácter divulgativo, y por lo tanto, al carecer de carácter lucrativo, se ha rechazado sistemáticamente toda propuesta económica que hemos recibido. Sólo se ha permitido artículos relacionados con la información cofrade o que tuvieran carácter benéfico.

Para llevar a cabo este trabajo, se inició en el blog la recopilación de artículos que procedían principalmente de los boletines y libros de las Hermandades estepeñas, el
Ayuntamiento de Estepa en sus diversas publicaciones, blogs dedicados a la Historia y Semana Santa de Estepa y por último la información que se daba en las redes sociales. Para acompañar a estos artículos se escogían fotografías que se encontraban en los diferentes medios ya mencionados. Tanto los artículos como las fotografías publicados en estos medios no habían sido realizados para el blog.

Desde el blog se ha trabajado también por la investigación propia y de esta forma se han publicado artículos nuevos de información, a los que se le han dedicado un gran esfuerzo. Siguiendo la misma idea, se han realizados también fotografías propias que no se han firmado, pero que han aparecido tanto en el blog como en nuestra página de Cofrades. La idea del blog siempre ha sido compartir y dar a conocer, por lo que siempre se ha permitido la utilización de estas imágenes y de estos artículos. Sólo los que han llevado a cabo la aventura de crear un blog, pueden reconocer las numerosas horas, esfuerzo e ilusión que se le dedica a un proyecto de estas características, y es por ello por lo que conocemos de primera mano la importancia que para un creador de blog tienen los contenidos propios que ha realizado. Por eso, queremos disculparnos con aquellas personas que se hayan sentido ofendidas por la publicación de sus trabajos y retiraremos aquellos trabajos que no quieran que aparezcan en este blog. Sólo indicar que el blog no llega a asumir la autoría de estas fotografías y artículos, y que por lo tanto se expresa su autor o autores al final de cada artículo.

De igual manera, queremos mostrar nuestra gratitud a todas las personas que se han puesto en contacto con el blog para publicar sus artículos y fotografías. Sabemos la ilusión y confianza que han depositado en el blog y se lo agradecemos enormemente.

ALTAMENTE RECOMENDABLE

-El Niño Jesús de Praga. Origen e iconografía (La Hornacina)

-Hermandad del Resucitado en Estepa (s.XVII) (Historia de Estepa)

-Estepa celebra el Día de Andalucía con una gran nevada (Web Ayto.)

-El patrimonio cofrade: pintura y escultura (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: arquitectura (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: retablos (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: andas, pasos y carros (La Hornacina)

-Cristo del Amor y "de las Ánimas" (Historia de Estepa)

-Jesús recogiendo sus vestiduras después de la flagelación (s. XV-XX)(La Hornacina)

-El legado de Murillo vuelve a Sevilla (ABC)

-Recuperación visual del patrimonio perdido (El Correo)

-Así fue posible el expolio de España (ABC)

-El Padre Alfonso (Desde la alcazaba)

-Jesús Nazareno de Francisco Javier Triano, recuperación histórica (Blog Alejandro Blanco)

-Las torres gemelas de Écija... y Estepa (Écija Historia)

-Restauración de la fachada de la Casa-Palacio Marqués de Cerverales (Blog Antonio J. Robles)

-Las Cruces de Piedra (Desde la Alcazaba)

-Custodia y Cruz Parroquial (Blog de Antonio Solís)

-450 años del Convento de Padres Mínimos de la Victoria (Desde la Alcazaba)

-El Cristo de Raíz (Marcelo D. Fdez, Desde la Alcazaba)

-Restauración del San Francisco de Paula de Omnium Sanctorum (La Hornacina)

-Restauración del San Antonio de Padua de Omnium Sanctorum (La Hornacina)

-Restauración del grupo de la Piedad de Juan de Mesa (HSS)

-Entrevista a "Pepe Romero" (La Voz Cofrade de Osuna)

-San José y Ntra. Sra. del Carmen (Raúl Cejas)

-La Iglesia de la Asunción en Estepa (La Hornacina)

-Cuando el Niño Dios se pierde por las calles (Simplemente Capillita)

-Al salir fuera Pedro lloró (Simplemente Capillita)

-El Cristo de las Aguas Santas. Estepa (Blog Las Aguas)

-Torre de la Victoria (Victoria Málaga)

-Conservación y Restauración San Francisco de Asís. Informe. (IAPH)

-Conservación y Restauración Cruz parroquial de Estepa. Informe. (IAPH)

-Restauración de la cruz parroquial de Santa María (La Hornacina)

-Selecciones: III Centenario de José de Medina (La Hornacina)

-Selecciones: III Centenario del nacimiento de Andrés de Carvajal (La Hornacina)

-Selecciones: La obra de Luis Salvador Carmona (La Hornacina)

-Selecciones: Francisco Salzillo (La Hornacina)

-Don Lorenzo Suárez de Figueroa (I) (II) (III) (Desde la Alcazaba)

-La Torre del Homenaje del Castillo de Estepa (I) (II) (Desde la Alcazaba)

-El Zoílo (El zoom de Monet)

-Viacrucis (El zoom de Monet)

-Burguillos Viajero: Estepa (I)

-Burguillos Viajero: Estepa (II)

-Foto Hobby: Estepa algo más que buenos polvorones

-Estepa, la monumental ciudad en la cuenca del Guadalquivir (Kuviajes)


-La firma de Cervantes en Estepa. ABC

-La Ruta de los Olores

-Visita cultural cofrade a Estepa (Blog Las Aguas)

COLABORA CON EL BLOG

Nos gustaría saber:

-Datos de la restauración de Pérez Conde a la Virgen del Valle en 1991 y procedencia de la talla mariana cuando fue adquirida.

-¿Quién fue Jacinto Calsina, escultor de Mª Stma. de la Esperanza?

-¿Quién hizo a Mª Stma. de la Amargura, San Juan Evangelista y María Magdalena de la Hermandad del Calvario tras la Guerra Civil?

-Adquisición de Jesús Cautivo en los años 50 del siglo XX.

-Localización de los retablos de la desaparecida Ermita de la Concepción: retablo mayor del templo, retablo del lienzo de la Inmaculada Concepción y retablo de San Fausto.

-Virgen de las Angustias: José de Medina o Diego Márquez.

-Obras realizadas por Manuel Escamilla Cabezas (s. XX).

-Obras realizadas por Antonio Gavira Alba (s. XX)

-Historia del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Estepa

Nos gustaría encontrar:

-Fotografías de la visita de Nuestro Padre Jesús al Convento de Santa Clara en 1995.

-Fotografías de la salida extraordinaria de Mª Stma. de los Dolores de San Pedro en 2001.

-Fotografías de la salida extraordinaria de San Pedro Apóstol por los 50 años de la refundación de la Hermandad en 2003.

-Fotografías del traslado cuaresmal del Stmo. Cristo de las Penas a la Iglesia de la Asunción.

-Cartel conmemorativo del 50 aniversario de la Hermandad de las Angustias.

-Cartel conmemorativo del 50 aniversario de la Hermandad de los Estudiantes

-Cartel conmemorativo del 350 aniversario del Juramento a la Inmaculada Concepción de María (Hdad. San Pedro)

-Fotografías e información de la exposición "Las devociones populares en las colecciones privadas estepeñas"

-Fotografías de los retablos de la Iglesia de la Victoria que se encuentran en:

-Retablo Mayor (Iglesia de Santiago-Herrera)
-Retablo de San Francisco de Paula (Iglesia de la Encarnación-Casariche)
-Retablo de Ntra. Sra. de los Dolores (Iglesia de Santiago- Puente Genil)
-Retablo Virgen de las Angustias (Iglesia de Santiago – Puente Genil)
-Retablo de San Francisco de Sales (Iglesia de Santiago – Puente Genil)
-Retablo de Jesús Nazareno (Iglesia de Omnium Sanctorum – Sevilla)
-Retablo Ntra. Sra. de la Candelaria (Puebla de Cazalla)
-Retablo de Santa Lucía (Iglesia del Socorro – Badolatosa)
-Retablo de San Blas (Iglesia del Rosario – El Rubio)
-Púlpito de la Iglesia (Iglesia del Corpus Christi – Sevilla)

HORARIO DE MISAS

HORARIO DE MISAS

EQUIPO DE PRIOSTÍA

EQUIPO DE PRIOSTÍA
devocionesdeestepa@gmail.com
“La Cultura debe considerarse como el bien común de cada pueblo, la expedición de su dignidad, libertad y creatividad, el testimonio de un camino histórico. En concreto, sólo desde dentro y a través de la cultura, la fe cristiana llega a hacerse histórica y creadora de historia.”

Juan Pablo II Exhortación Apostólica, “Christifidelis laici”

Estamos también en

Estamos también en
Visita nuestro blog en Cofrades

Síguenos en

Y en

Y en

Google+ Followers

Amigos Cofrades

CONTADOR